fotos-notas-de-prensa_0049_Nota-edificio-AYD_0005_DSC_7326-1024x683
Edificio con Tecnologías Ecoamigables en ZAMORANO
3 junio, 2015
fotos-notas-de-prensa_0089_18064034863_4e84712dde_z-1024x683
Torneo de Golf BAM eXtravaganza, Nuevamente un Éxito
11 junio, 2015

Cuando el café muda su piel

Cuando-el-café-muda-su-piel-1024x778

El negocio de la caficultora de Irma Landaverde celebró doblemente la última Navidad. Mientras gestaba ideas para cocinar su pavo, descubrió una fórmula para hacer un champú a base de café que en apenas 4 meses ha revolucionado el mercado occidental de Honduras.

Lo que hizo fue agregar al grano molido unas gotitas de aceite de oliva. Esto cambió la vida de los que sufren de alopecia (pérdida de cabello). Ahora la recompensa recién comienza para su empresa, Mi Tacita de Celaque, y plantea como segunda jugada conquistar el gusto de los calvos en el mercado estadounidense.

Presentar los cultivos agrícolas en otra piel es lo que está dominando los mercados. Entre las formas más innovadoras para comercializar el café, desde el punto de vista del productor, destaca el posicionar el grano de origen a través de microlotes especiales que pueden ser integrados por hasta 60 sacos de 69 kilogramos.

Las presentaciones posicionan en el mundo el nombre de las fincas, los productores y las zonas geográficas de donde procede el grano de oro. Anteriormente, las ventas se hacían a través de subastas, pero con esta relación más directa se logra un sobreprecio de cuatro veces, en comparación con lo que paga la bolsa de Nueva York.

Adicionalmente, el productor nacional logra una relación de ventas a futuro que dura hasta 20 años. “Lo que Honduras está logrando es conquistar esta tercera ola de cafés especiales que se abre un camino a un ritmo de 10 a 15% a nivel mundial”, señala Ronny Gámez, jefe de laboratorio y control de calidad del Instituto Hondureño del Café (Ihcafe).

Las innovaciones en la presentación de productos con valor agregado son especialmente anheladas por los mercados asiáticos y europeos. Y en el caso de Australia, las cafeterías están sirviendo las tazas de café acompañadas con un boceto de la información de la finca y la región donde se produce el grano.

Bendito campo. Para lograr este resultado, en el caso de Mi Tacita de Celaque, fue preciso enfocarse en la investigación agrícola a través de la Escuela Agrícola Panamericana Zamorano y empaparse de las nuevas formas de presentar los productos en las ferias internacionales.

Dar ese paso no es fácil, considerando que en Centroamérica el porcentaje del producto interno bruto (PIB) destinado a la investigación agrícola es menor al 1%. Sin embargo, países como Estados Unidos y Europa brindan el 2,5% y China destina el 5% del PIB.

El doctor John Jairo Hincapié, director del Departamento de Ciencia y Producción Agropecuaria de Zamorano, explica que hay un gran interés de la industria privada por desarrollar investigaciones tanto en el área vegetal como especialmente en todo lo relacionado con mejoramiento genético.

Los costos para las empresas son variables y por ello la mayoría de proyectos se desarrollan en forma conjunta. “Hay investigaciones que desarrollamos para diseñar, evaluar y validar protocolos de fertilización in vitro, que pueden estar por el orden de US$50.000 a US$60.000”, refiere.

En el 2015, una de las grandes apuestas es la fertilización in vitro para multiplicar animales, la cual ha logrado, por ejemplo, que en el rubro ganadero una vaca genere entre 70 a 80 terneros al año y no uno, como permite la naturaleza.

Fuente: Estrategia y Negocios

Regional

Fecha:7 de diciembre, 2015.

Enlace: http://revistamyt.com/cuando-el-cafe-muda-su-piel/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.