as
IMPORTANCIA ECONÓMICA DEL MORRO Y LA JÍCARA
16 octubre, 2015
19031128 (1)
“Calidad antes que lujo en las viviendas” Rodolfo Benítez Pazmiño, Zamorano 95.
16 octubre, 2015

EL SUELO EN NUESTRA VIDA

suelosa

Escrito por: Ing. Joaquin Saavedra,
Asistente de Investigación
Unidad de Suelos, Nutrición vegetal.


El suelo es uno de los factores y agentes fundamentales para el desarrollo de la vida en nuestro planeta. Ha permitido el desarrollo de los organismos y ecosistemas y es parte fundamental del desarrollo de la civilización humana.

Desde el momento que los seres humanos empezamos a existir, nos hemos visto involucrados directa o indirectamente con el suelo, siendo éste el medio en el cual crecieron y se desarrollaron las primeras plantas que luego se convirtieron en nuestra fuente primaria de alimentos cuando el Homo sapiens se convirtió en recolector, luego empezamos a depender directamente cuando nos volvimos sedentarios y desarrollamos la agricultura. A partir de ahí, el uso del suelo ha cambiado a través de los años, hasta llegar a una situación actual en la cual le hemos dado un uso inadecuado, por lo que es necesario que dediquemos mayor atención a este olvidado recurso.

Los problemas que actualmente están afrontando la humanidad y la agricultura involucran directamente el suelo, y es uno de los principales factores que tenemos que tomar en cuenta para mejorar. Por ejemplo, el calentamiento global, que cuya causa ha sido atribuido principalmente al exceso de gases de invernadero en la atmósfera, puede ser mitigado usando las plantas, que naturalmente capturan el CO2 e incorpora a su estructura, la cual al descomponerse termina en los primeros horizontes del suelo donde deja de causar un impacto en nuestros ecosistemas. Es el suelo el principal banco de carbono, es aquí donde se ha ido almacenando a través de los años y que hemos olvidado. Las plantas, a través del proceso de fotosíntesis, toman el CO2 en el aire y luego este termina convirtiéndose en parte de la estructura celular de ellas. Cuando estas estructuras, como ser hojas o tallos, caen al suelo, son descompuestas por los organismos que se encuentran en el suelo y de esta manera todo ese carbono que se encuentra en el aire es fijado en el suelo.

Las prácticas inadecuadas y la inconciencia a la hora de realizarlas, nos ha llevado a generar graves problemas en nuestros suelos. La erosión, que es la pérdida del suelo en los primeros horizontes, es un problema realmente preocupante que la agricultura moderna debe aplacar. La erosión es provocada principalmente por fuentes, viento o movimiento del agua sobre el suelo. Cuando el viento provoca la erosión se debe al exceso de mecanización que provoca una pérdida de la estructura en el primer horizonte y una falta de cobertura vegetal que ancle las partículas y evite este movimiento. La erosión hídrica se debe al movimiento de las partículas que forman el suelo, en una corriente de agua y además de la rotura de la estructura en los primeros horizontes debido al impacto de las gotas de lluvia en un suelo sin cobertura, que finalmente puede llegar a terminar en deslaves y enormes cárcavas que agudizan más el problema. El impacto es mayor cuando tenemos suelos sobremecanizados o compactados que no permiten un flujo natural del agua y que saturan el suelo e incrementan la taza de erosión en los horizontes superiores.

zamorano-lab-suelos-2El suelo forma parte fundamental del ciclo del agua y es a través de este, cuando se encuentra en condiciones óptimas, que el agua se mueve hasta llegar a las diferentes fuentes de las cuales la podemos obtener. El suelo es el filtro natural en el cual el agua se mueve, por lo que es importante tener suelos sanos para tener un buen flujo de agua. Cuando hablamos de suelos sanos hablamos de suelos con buena estructura, con actividad microbiológica y una buena cantidad de materia orgánica. Estas propiedades se pueden perder fácilmente cuando alteramos el equilibrio que existe en el suelo, por lo que es importante que en nuestros suelos agrícolas tratemos de mantener estas características para hacer un uso racional y sostenible.

El suelo es uno de los actores claves en la resiliencia al cambio climático y a las nuevas exigencias y retos con los cuales estamos lidiando. El poder tomarlo en cuenta y tomar conciencia se vuelve imprescindible para realizar nuestros proyectos y llevarlos a un nivel de sostenibilidad. El suelo siempre ha sido el “eterno olvidado”, pero tenemos que olvidar este concepto y enfocarnos en realizar estas actividades que son positivas para la vida en este planeta, ya que el suelo es parte fundamental de nuestra vida. Debemos cuidar este valioso recurso que tiene un gran impacto y valor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.