Honduras: patrimonio cafetalero | Universidad Zamorano
Ya es tiempo que seamos 50/50 en acceso a recursos y oportunidades
31 agosto, 2017

Honduras: patrimonio cafetalero

Diana y Caficultor

Diana Osorto, clase 1994, llegó a ZAMORANO recién graduada del colegio, como varios estudiantes, no sabía qué dirección tomar en la vida, y nunca se imaginó que su profesión estaría directamente relacionada con el rubro del café en su país, Honduras, y que ayudaría a familias a discernir cómo participar en este mercado.

Café, turismo y comercio

Hace 10 años casi nadie quería visitar con fines de turismo las zonas rurales de Honduras, ahora el café está sirviendo de incentivo al turismo interno y pone de manifiesto el importante trabajo del hombre y la mujer en la zona rural.

Los sabores del café especial hondureño varían de ácidos a dulces y son muy bien apreciados en el mercado internacional.

En la última década, junto con actores de la cadena del café, Diana ha desarrollado proyectos orientados a mejorar la comercialización de un café de alta calidad. Estos proyectos han impulsado la profesionalización de baristas y desarrollado cafeterías y marcas de café tostado.

El trabajo con las familias productoras

Apasionado entusiasmo y un sentido profundo de servicio a los demás es lo que se percibe al conversar con esta zamorana quien nos compartió cómo cada paso en su carrera le ha dado nuevas perspectivas de vida. Al terminar sus estudios en ZAMORANO, Diana cursó una maestría en negocios con énfasis en desarrollo sostenible en el INCAE Business School.

 “Algo que cambió mi vida en el 2006 fue mi trabajo en un proyecto de apoyo a la caficultura de Honduras, propuesto por el Instituto Hondureño del Café y ejecutado por la Cooperación Española, con el fin de mejorar la competitividad del rubro de la cadena del café. A raíz de esta experiencia conocí el café, conocí a la gente del café de Honduras y me enamoré totalmente del café”, comparte Diana.

En Honduras tenemos 100,000 familias productoras y éstas verdaderamente constituyen un motor de desarrollo y detonante económico a nivel local.

Diana ha colaborado de diferentes formas con muchas asociaciones y cooperativas de cafés especiales. En particular resalta su aporte a la Denominación de Origen Café Marcála Honduras, proceso único en Honduras reconocido a nivel internacional.

Actualmente desde su trabajo en el área de café de Servicios Agropecuarios (SEAGRO) y como parte de la Alianza de Mujeres de Café, Diana continúa contribuyendo a potenciar el desarrollo de las familias rurales del país.

“Agradezco mucho mi formación en ZAMORANO. Verdaderamente es mi familia”, expresa Diana.

¡Felicidades a esta zamorana por su entusiasmo y trabajo apoyando a las familias caficultoras!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Español