PANACA: sin campo no hay ciudad | Universidad Zamorano
Emprendedora que contribuye a la conservación de la biodiversidad
18 octubre, 2017
Funvallú: la inmortal historia de indígenas
6 diciembre, 2017

PANACA: sin campo no hay ciudad

Jorge Ballen, zamorano de la clase 1975, es un colombiano que ha entregado su vida a la construcción de un lugar que devuelve perspectiva a la vida del ser humano por medio de la agricultura: PANACA.

Desde muy pequeño le gustaba sentirse campesino. Aunque su familia se había mudado del campo a la ciudad, sus antepasados eran campesinos. Conoció de ZAMORANO por amigos cercanos que habían estudiado aquí, y aunque su madre no quería que estudiara agronomía, Jorge decidió seguir su corazón y estudiar lo que más le apasiona. “Me fascinaba una cosa en ZAMORANO, era la concentración en lo que se hace, el trabajo rudo y la disciplina,” comparte Jorge.

Desde pequeño se dijo que nunca sería empleado y nunca lo fue. Rentó una tierra y la hizo producir hortalizas e iba recorriendo la vida con una mente muy crítica: “¿por qué la gente prefiere emigrar a la ciudad cuando el campo es tan delicioso? ¿por qué mi madre no quería que yo estudiara agronomía?” Llegó a un punto donde se retó: “Voy a crear algo que cuando me muera no puedan enterrar, voy a dejar un legado a la comunidad rural”.

En el 1999 fundó el Parque Nacional de la Cultura Agropecuaria (PANACA), el primer parque temático agropecuario del mundo creado con el fin de ayudar a las personas a volver la mirada al campo.

En PANACA se encuentra ganadería, avicultura, porcicultura, felinos, caninos, agroecología, horticultura, agronomía y presentaciones artísticas. Este parque educa a través del entretenimiento, siempre llevando el mensaje sin campo no hay ciudad.

Con un alcance impresionante, esta obra se extiende a la educación técnica y el desarrollo humano de miembros de comunidades rurales así como de excombatientes de guerra, quienes como parte de su proceso de reinserción social, en PANACA aprenden un oficio que les ayudará a encontrar empleo. “Formamos a la gente en el ser como personas, en el saber hacer, que lo aprendí en ZAMORANO, y les motivamos a generar un proyecto de vida”, explica Jorge. Hasta hoy, el parque ha recibido guerrilleros, paramilitares, víctimas, afros, indígenas, y campesinos. Definitivamente es un lugar de gran impacto social donde se cultiva el respeto mutuo.

Jorge visitó ZAMORANO este noviembre para participar en el evento TEDx y compartir sobre cómo su proyecto PANACA ha cambiado la vida de muchos colombianos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Español