“No podemos amar y cuidar aquello que no conocemos”: la importancia de la educación ambiental para todos empezando por los más pequeños | Universidad Zamorano
Café más caro del mundo producido por graduado zamorano
26 marzo, 2018
Graduado ZAMORANO obtiene el premio Walter Bushuk Award en Estados Unidos
2 mayo, 2018

“No podemos amar y cuidar aquello que no conocemos”: la importancia de la educación ambiental para todos empezando por los más pequeños

Marjorie Mayr, clase 1983, es conocida como una de las cuatro mujeres que conformaron la primera clase de graduadas zamoranas. En verdad hay mucho más que contar de esta luchadora y visionaria hondureña. A lo largo de su vida Marjorie se ha desempeñado en las áreas de educación ambiental, responsabilidad social y como mentora de niñas y jóvenes mujeres provenientes de comunidades vulnerables con el fin de animarlas a que luchen por una educación y por una vida mejor.  Su cariño por la naturaleza le llevó a querer exponer a otros la belleza de los recursos naturales. Ella explica: “No podemos amar y cuidar aquello que no conocemos.” La importancia de la educación ambiental para todos empezando por los más pequeños se basa en mostrar a otros los recursos naturales que tenemos, para que luego se admiren de su belleza y experimenten el deseo de cuidar su entorno.

Nacida y criada en Tegucigalpa, Marjorie inició sus estudios en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, pero cuando el examen de admisión se abrió a mujeres, Marjorie aplicó a ZAMORANO y fue aceptada para completar los tres primeros años de su pregrado (el último año lo realizó en la Universidad de la Florida en Estados Unidos). Sumando a sus logros académicos, obtuvo una maestría en Agricultura Internacional y Desarrollo Rural de la Universidad de Cornell. Su contribución a la agricultura Latinoamericana proviene de un escenario diferente al de producción, el enfoque de su trayectoria profesional ha sido la educación ambiental.

Por varios años, Marjorie formó parte de un programa que introduciría a niños y jóvenes a la cultura de una educación al aire libre y experiencial por medio de campamentos ambientales que además fomentaban el liderazgo juvenil. Dicha iniciativa fue patrocinada por la Fundación W.K. Kellogg con una duración de más de 10 años. Al mostrarles a los niños lo que ofrece la naturaleza, habría más oportunidades de que experimentaran las responsabilidades de cuidar lo que tenemos. Todo este trabajo y metodología permitió llegar a jóvenes y hablarles de temas diversos, como por ejemplo la sexualidad y el VIH SIDA.

Con un fuerte deseo de continuar trabajando en el tema ambiental, Marjorie participó en otro proyecto en colaboración con Compañeros de las Américas/Vermont que duró 12 años en el departamento de Valle trabajando con niñas y adolescentes de escasos recursos. La idea era motivarlas a estudiar y a luchar por lo que querían. Recientemente una de esas niñas contactó a Marjorie invitándola a su graduación como doctora en medicina humana.

Así como estas iniciativas, hay muchas otras en las que Marjorie continúa dando  su tiempo para que otros tengan mejores oportunidades de vida. Ella conecta a personas que necesitan algún tipo de ayuda con organizaciones del exterior o voluntarios individuales que desean ayudar a aquellos menos favorecidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Español