La Doble Carga de la Malnutrición en América Latina | Universidad Zamorano
Seguro Agropecuario por Índice Climático: una Alternativa en el Manejo del Riesgo en la Agricultura en Honduras
9 marzo, 2018
Floración sincronizada en la época seca
6 abril, 2018

La Doble Carga de la Malnutrición en América Latina

Foto propiedad del Instituto de Nutrición y Salud Kellogg’s

Autor: Luis Sandoval, PhD.,
Profesor Asociado del Departamento de Administración de Agronegocios
Lsandoval@zamorano.edu

La doble carga de la malnutrición es una situación caracterizada por la coexistencia de desnutrición y obesidad o sobrepeso a nivel poblacional, familiar o individual (Organización Mundial de la Salud [OMS], 2018). La desnutrición se caracteriza por la ingesta insuficiente de nutrientes y suele reflejarse en estatura baja para la edad, delgadez peligrosa con respecto a la altura y déficit de vitaminas y minerales (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura [FAO] et al., 2017). El sobrepeso se caracteriza por la ingesta excesiva de nutrientes, principalmente calorías, derivando en enfermedades no transmisibles como sobrepeso y obesidad.

Desde el año 2000 hasta el año 2015, se observó una reducción de 14.7 a 10.6 por ciento en la prevalencia de desnutrición crónica[1] a nivel mundial. Esto implica que para 2015 había en el mundo alrededor de 777 millones de personas sufriendo de desnutrición. El año 2016 marcó el fin a una tendencia: la baja en la prevalencia de desnutrición que perduró 13 años, con un aumento de 38 millones de personas sufriendo de desnutrición con respecto a 2015. En América Latina específicamente, la prevalencia de desnutrición se redujo de 11.1 en el año 2000 a 5.5% en 2015. Al igual que la tendencia mundial, América Latina también experimentó un alza en prevalencia de desnutrición, llegando a 5.9 en el año 2016. Esto coloca a América Latina en mejor posición que África y Asia, donde la prevalencia de desnutrición fue 20.0 y 11.7% en el año 2016, respectivamente, pero en peor condición con respecto a América del Norte y Europa donde la prevalencia de desnutrición es menor a 2.5% (FAO et al., 2017).

En el otro extremo, el consumo excesivo de calorías aumentó la prevalencia de sobrepeso y obesidad a niveles alarmantes en todo el mundo. Se estima que, a nivel mundial, aproximadamente 6% (41 millones) de los niños menores de cinco años en 2016 y 13% de la población adulta en 2014 tenían sobrepeso y obesidad, respectivamente. América Latina se encuentra arriba de este valor, debido a que se estima que 8% de los niños menores de 5 años tienen sobrepeso y una cuarta parte de la población adulta es obesa (FAO et al., 2017).

Todas las formas de malnutrición (desnutrición, sobrepeso y obesidad) representan un problema. La desnutrición infantil está ligada a sistemas inmunológicos débiles y retraso en el desarrollo de habilidades motoras y cognitivas, muchas veces irreversibles. Además, individuos con retrasos en el crecimiento generan menos ingresos a lo largo de sus vidas que sus pares sin retrasos en el crecimiento (EU-UNICEF). En el otro extremo, la obesidad y el sobrepeso están ligados a enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer. Según la FAO (2018), la desnutrición le cuesta a la economía mundial US$2.1 trillones de dólares por año, mientras que la obesidad y el sobrepeso le cuestan US$1.4 trillones. A pesar de que no hay estimaciones del costo de la malnutrición para toda América Latina, se estima que en Chile, Ecuador y México las pérdidas en productividad a causa de la malnutrición ascienden a 0.2, 4.3 y 2.3% del PIB de esos países, respectivamente; aproximadamente US$533 billones de dólares.

Chile, Ecuador y México tienen prevalencias de 3.7, 12.1 y 4.2% de desnutrición crónica y de 29.5, 18.4 y 27.8% de obesidad, respectivamente (FAO et al., 2017). Por lo tanto, es razonable pensar que en países pobres de la región con mayores incidencias de malnutrición, especialmente desnutrición, el costo económico de la malnutrición represente un porcentaje mayor del PIB. Definitivamente, los gobiernos deben trabajar en dos frentes a la vez: 1) desarrollo económico para eliminar la desnutrición y 2) políticas agro-alimentarias que promuevan dietas saludables para eliminar el sobrepeso y la obesidad.

Referencias

EU-UNICEF. Improving Nutrition Security in Africa. An EU-UNICEF Joint Action. Obtenido de: https://www.unicef.org/eu/files/EU-UNICEF_Africa.pdf

FAO. 2018. Understanding the true cost of malnutrition. Obtenido de: http://www.fao.org/zhc/detail-events/en/c/238389/

FAO, FIDA, OMS, PMA y UNICEF. 2017. El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2017. Fomentando la resiliencia en aras de la paz y la seguridad alimentaria. Roma, FAO.

OMS. 2018. Double burden of malmutrition. Obtenido de: http://www.who.int/nutrition/double-burden-malnutrition/en/#

CEPAL y PMA. 2017. El costo de la doble carga de la malnutrición. Obtenido de: http://es.wfp.org/sites/default/files/es/file/espanol_brochure_26_abril_2017.pdf

[1] Se define la desnutrición crónica como un estado de al menos un año, de incapacidad para adquirir alimentos suficientes para satisfacer las necesidades de energía (FAO, et al., 2017).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Español