Zamorano inaugura la primera Maestría en Ciencias en Agricultura Tropical Sostenible | Universidad Zamorano
clase 78
Clase Búfalos 1978 – El aprender haciendo les ayudará siempre
2 agosto, 2018
El frijol Rojo Chortí una variedad que puede enfrentar la problemática de sequía
7 septiembre, 2018

Zamorano inaugura la primera Maestría en Ciencias en Agricultura Tropical Sostenible

Liderando sistemas alimentarios sostenibles, con esta maestría Honduras compite con posgrados a nivel internacional.

La primera Maestría en Ciencias en Agricultura Tropical Sostenible (MATS) es parte de la oferta académica innovadora de la universidad Zamorano, que dará inicio a su programa de posgrado a partir de agosto, con la participación de profesionales de varias nacionalidades del continente americano. Esta maestría formará profesionales con un alto nivel de competencias técnico-científicas y sensibles con el medio ambiente por medio de un programa riguroso con base en la excelencia académica, investigación, innovación y vinculación agrícola para contribuir al desarrollo sostenible y a la solución problemas contextuales, a través de la investigación científica.

Luego de 75 años de brindar educación a nivel de pregrado, la Escuela Agrícola Panamericana Zamorano, impulsa este programa que se basa en la implementación de la investigación aplicada, el cual brinda una enorme esperanza para solucionar numerosos problemas en los sistemas alimentarios sostenibles y problemas contextuales. Zamorano es consciente de los retos que impone la creciente demanda global de alimentos, la actual presión sobre los recursos naturales, los cambios climáticos que hacen más difícil la producción de alimentos y las limitaciones que los países en desarrollo enfrentan al momento de responder a estas necesidades.

La inauguración contó con la presencia de sector privado, gobierno y representantes de organismos internacionales, especialmente directivos de la Fundación Nippon, organización que proporciona quince becas completas para las primeras cuatro generaciones. El evento fue aperturado por la Presidenta de Zamorano Dra. Alison Stone y el Rector Jeffrey Lansdale, en compañía de los integrantes de la primera promoción de la maestría y docentes.

Una experiencia académica intensa

Durante un periodo de dos años, los estudiantes accederán a instalaciones académicas de primer nivel, donde destacan tres laboratorios acreditados bajo los requisitos de la norma ISO 17025 -2005, utilizados para investigación y servicios externos. Contará con la participación de científicos nacionales e internacionales, así como estudiantes de varios países que aseguran la generación de información de alta calidad y un amplio rango de temas. La programación cuenta con 6 períodos académicos de 15 semanas, el estudiante podrá realizar una pasantía en el exterior durante el tercer periodo académico en una de las prestigiosas universidades con las que Zamorano posee acuerdos colaborativos en países como: Estados Unidos, Italia, Colombia, España, Bolivia, Perú, Reino Unido, República Dominicana, y Tailandia. Al finalizar, el estudiante habrá completado 23 asignaturas y obtenido 52 créditos académicos al graduarse; sometiendo los resultados de su tesis aprobada, a revistas científicas para su publicación.

Sobre Zamorano

Hace 75 años, Zamorano brinda educación técnica agrícola y de conservación ambiental a jóvenes principalmente de Latinoamérica y el Caribe, donde la investigación científica representa un papel prioritario en sus actividades. Zamorano es una universidad internacional comprometida con el desarrollo y sostenibilidad ambiental que protege las Reservas Biológicas Uyuca y Monserrat. El campus central es denominado un Jardín Botánico donde alberga una extensa variedad de especies de plantas, tanto nativas como exóticas. Esto hace de Zamorano un campo efectivo de aprendizaje para los jóvenes de 21 países que actualmente estudian en la universidad.

Para conocer más detalles del proceso de admisión de la primera clase de postgrado de Zamorano, ingresar al link: https://www.zamorano.edu/posgrado/agricultura-tropical-sostenible/

Galería Fotográfica: Inauguración Maestría en Agricultura Tropical Sostenible  

¡Bienvenidos! Gracias por acompañarnos en un momento histórico para Zamorano. Después de una trayectoria de 75 años, reconocida por su impacto y compromiso a la excelencia, lo que en el corazón de muchos sigue y seguirá siendo la Escuela Agrícola Panamericana, hoy Universidad Zamorano, inicia su primera maestría, siendo el enfoque la Agricultura Tropical Sostenible (ATS).

¿Qué significa ATS? Significa un matrimonio entre las ciencias agropecuarias y el medio ambiente. Durante las últimas décadas la producción agrícola ha descuidado el medio ambiente, y ya empezamos a cosechar los resultados de estos abusos. En Zamorano, nuestro compromiso es contribuir a las iniciativas para cambiar estas tendencias, y apoyar en la adopción de prácticas agrícolas sostenibles.

¿Quiénes nos acompañan hoy?

  1. Les presento al Sr. Mori, acompañado por el Sr. James Huffman, ambos de la Fundación Nippon. El Sr. Mori llegó ayer después de un viaje de más de 20 horas que inició en Myanmar con escalas en Bangladesh, Tokio, Houston y Tegucigalpa y se va de regreso mañana.
  2. El Ministro de Desarrollo Económico, Sr. Arnaldo Castillo, que al igual que el Sr. Mori, tiene una profunda apreciación por el impacto favorable del sistema educativo y disciplina de Zamorano, un sistema pedagógico que verdaderamente transforma vidas.
  3. La Dra. Alison Stone, Presidenta de nuestra Junta de Fiduciarios, y bisnieta del fundador de Zamorano, Sr. Samuel Zemurray.
  4. Nos acompañan también dos miembros de la Junta de Fiduciarios, Sra. Lucía Ruiz y Sr. Mario Nufio.
  5. Quiero además reconocer y agradecer el trabajo de nuestra facultad y personal de apoyo durante los preparativos para lograr esta primera maestría.

El evento de hoy no tiene que ver sólo con un hito histórico; el inicio de la maestría representa un deber de la academia y la responsabilidad que tenemos para cultivar alianzas con gobiernos centrales y locales, sociedad civil, sector privado, comunidad internacional y donantes, para buscar soluciones en respuesta a los problemas sociales que cada día alcanzan dimensiones de mayor preocupación.

Así que hoy no es una celebración, sino un compromiso institucional donde, a través de los estudios, la investigación, la presentación y la publicación de informes basados en datos confiables, Zamorano, en coordinación con las alianzas, apoyará el análisis, definición y modificación de políticas enfocadas en la sostenibilidad de nuestro planeta.

No es una tarea fácil, pero en Zamorano, desde los tiempos de Sam Zemurray, Doris Stone, y Wilson Popenoe hemos entendido la importancia de lo difícil. Labor Omnia Vincit. Un ritmo de vida durante cuatro años que impregna en el ADN de cada graduado; la disciplina, el conocimiento, el aprendizaje proactivo, y el deseo de seguir aprendiendo durante toda la vida para asegurar el triunfo. Zamorano prepara a sus graduados para los retos grandes en la vida.

¿Entonces, quiénes son estos jóvenes atrevidos que aplicaron a esta maestría? ¿Será que se dieron cuenta en lo que se habían metido?

Jóvenes de la maestría: retrocedamos unos 75 años. Sam Zemurray tuvo un sueño, que se convirtió en una visión. El compartió su visión con su hija, Doris Stone. La visión se convirtió en un reto, y entre los dos le compartieron el reto a Wilson Popenoe. Wilson Popenoe asumió el reto y lo convirtió en una obra.

Ninguno de ellos pensaba en hacer historia – pensaban en tener impacto, en resolver problemas. Los graduados uno por uno, como resultado de su trabajo arduo y éxito profesional, levantaron la imagen de Zamorano a nivel mundial. Ahora les toca a ustedes.

Nuestra institución, nuestros aliados, y más de 8,500 graduados Zamoranos tienen expectativas altísimas de ustedes, la nueva generación con maestría. Ustedes, hoy asumen el compromiso de hacer para el futuro de los estudios de postgrado, lo que han hecho los graduados de Zamorano durante los últimos 75 años.

Adelante, Labor Omnia Vincit.

Muchas gracias Dr. Hincapié, por su amable introducción. Su Excelentísimo Sr. Arnaldo Castillo: Ministro de Desarrollo Socioeconómico para el Gobierno de Honduras, Miembros del Cuerpo Diplomático, Rector de Zamorano Jeffrey Lansdale, Alison Stone: Presidente de la Junta de Fiduciarios de Zamorano, Representantes del ámbito de Academia, Facultad del Zamorano, Estudiantes del nuevo Programa de Maestría, damas y caballeros:

Es un verdadero honor participar del primer programa de postgrado en Ciencias de la Agricultura Tropical Sostenible en América Latina. A través de esta nueva oferta educativa, iniciamos una nueva era, a través del apoyo de la Fundación Nippon, tanto en el sector agrícola, como para la Escuela Agrícola Panamericana, Zamorano.

La Fundación Nippon tiene un historial por los últimos 30 años, apoyando lo que hoy conocemos como la cadena de valor agropecuaria. Como muchos de ustedes saben, a mediados de los ochentas, África subsahariana atravesó una de las peores crisis de hambruna en la historia de la humanidad. Como resultado, muchas organizaciones humanitarias despacharon toneladas de alimentos a la región, apoyando a las naciones afectadas a alimentar a sus habitantes. En ese entonces, la ayuda humanitaria directa era el mecanismo más común de apoyo.

Fue así como en 1986, Ryoichi Sasakawa, basándose en el famoso proverbio acerca del pez y pescar, concluyó que lo que el mundo necesitaba no era solamente otorgar alimentos a través de ayuda directa, sino compartir prácticas de subsistencia a agricultores para promover mejores prácticas. De esta forma, se comunicó con los Premio Nobel Norman Borlaug y Jimmy Carter.

Ahora regresemos aún más al pasado, como algunos de ustedes sabrán, a finales de la década de los sesentas, la situación alimenticia en el mundo era crítica, la lucha contra la hambruna era una batalla perdida y la expectativa era que miles de millones de personas morirían de hambre para finales de la década de los ochentas.

Sin embargo, en uno de los eventos humanitarios más trascendentales en la historia del mundo, Dr. Borlaug introdujo ideas innovadoras y las implementó dentro del campo agrícola, combatiendo exitosamente la crisis mundial. El Presidente Carter, por otro lado, lideró el Centro Carter, que poseía una de las redes de contactos más amplias para agricultura en África subsaharian

Con el conocimiento del Dr. Borlaug y la estructura del Centro Carter, complementado por los recursos financieros de la organización encabezada por Ryoichi Sasakawa, se lanzó un nuevo programa llamado Sasakawa Global 2000.

Este programa implementó métodos simples, pero modernos enfocados en agricultura para pequeños productores, obteniendo excelentes resultados. A través de cultivos en línea recta, el uso de fertilizantes y variedades resistentes de semillas, además de la introducción de tecnologías básicas de procesamiento, el programa fue capaz de duplicar las cosechas, ayudando a los agricultores a evitar que su producto pereciera antes de llegar al punto de venta.

Después de estos casos de éxito, un nuevo programa se lanzó en África dirigido a los agricultores extensionistas, para difundir y mejorar las practicas modernas de agricultura orientado a las personas más necesitadas. Este programa se llamó el Fondo Sasakawa África para Educación Extensionista. Ambos programas están en operación hoy.

Desde 1980, hemos apoyado diferentes iniciativas en el área de desarrollo agrícola, a través de muchas regiones y con actores muy conocidos.

Sin duda alguna, Zamorano es una de las instituciones con las que más nos enorgullece estar asociados. No solo por la reputación que la Universidad ha construido en la región a través de su arduo trabajo, aunque eso es definitivamente impresionante. Pero, más importante aún para la Fundación Nippon, es la base de principios pedagógicos y métodos que Zamorano utiliza que son una base sólida a la que los estudiantes están expuestos y los prepara para la realidad de lo que tendrán que enfrentar una vez que se gradúen y se conviertan en profesionales. La carrera de un profesional en las ciencias de la agricultura y su cadena de valor no es fácil en lo más mínimo.

Más que en otras carreras, la que sus estudiantes han escogido requiere de una disciplina inquebrantable, una habilidad de reaccionar rápidamente y tomar acciones correctivas para adaptarse a cambios repentinos en el entorno (tanto ambiental, como económico), y convicción profunda que su trabajo es más necesario que cualquier otro. Que, a través del mismo, se tendrá un impacto directo y positivo en un sinnúmero de vidas de personas en sus comunidades, países y región.

La agricultura es la base de todas las civilizaciones. Sin una base agrícola sólida, ninguna sociedad puede florecer en un mundo de mercados, naciones y culturas competitivas. Y, en la medida que las poblaciones continúen expandiéndose, cada país debe asegurarse que expertos en agricultura y política estén en la cúspide de desarrollo en sus campos.

Para cumplir con la demanda en Centro y Sur América, desde 2002, y durante diez años, ofrecimos el Programa de Becas Ryoichi Sasakawa/Norman Borlaug en Zamorano.

A través del programa, se beneficiaron 169 becarios de Centro y Sur América quienes recibieron sus diplomas de graduados en ciencias de la agricultura, convirtiéndose en líderes en el sector agrícola de sus comunidades. A medida que el programa cumplía su ciclo, identificamos que aún existía una necesidad para hacer mayores esfuerzos promoviendo un programa de postgrado que prepare líderes en el sector agrícola, para beneficio de sus países y la región como un todo.

Esta es la razón para estar aquí hoy. Para inaugurar el primer Programa de Maestría en Agricultura Tropical Sostenible en América Latina, y darles la bienvenida a ustedes los estudiantes, la primera promoción que hoy comienza un importante camino en sus vidas.

No se equivoquen. Ustedes han probado ser los mejores de los mejores y por esta razón han sido seleccionados como becarios de este programa. Pero realmente lo que están recibiendo es la autorización para comenzar un camino de dos arduos años de esfuerzo. Su estadía aquí será difícil. Deberán trabajar para sobreponerse de las frustraciones. En ocasiones deberán sufrir decepciones. ¡Y hasta les pediremos que se levanten muy, pero muy temprano todos los días! Pero en la medida que se enfrentan a estos retos, por favor recuerden: estos serán pequeños obstáculos en un camino gratificante y sumamente importante. El camino de guerreros dispuestos a combatir el hambre.

La Fundación Nippon está más que satisfecha de apoyar a Zamorano a través de este programa de becas tan significativo. Y nos sentimos aún más orgullosos de saber que la Universidad seleccionó una primera generación de impresionantes candidatos para su primer programa de postgrado. Ustedes son el futuro de la región. Trabajen muy fuerte y muestrenos el camino a seguir.

Muchas gracias,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Español