Paraguay y Zamorano, juntos por una educación agrícola de calidad
16 agosto, 2019
Zamorano consolida compromiso con el sector agrícola boliviano
20 agosto, 2019

Certifican a 118 profesionales y técnicos en Seguridad Alimentaria y Nutricional

Esta es la tercera generación de 46 profesionales capacitados, este 2019, a nivel técnico certificado en SAN, que tendrán la responsabilidad de transferir el conocimiento en sus localidades.  

Zamorano, Unión Europea y la Secretaría de Coordinación General de Gobierno, a través de la Unidad Técnica de Seguridad Alimentaria y Nutricional (UTSAN) clausuró el tercer diplomado en Seguridad Alimentaria y Nutricional (SAN) impartido a profesionales y técnicos de 18 municipios de la zona central de Honduras, cuyas capacidades les permitirán impulsar y apoyar proyectos que mejoren las condiciones de vida de los pobladores en los departamentos de Francisco Morazán, Comayagua, La Paz, Intibucá, Cortes y Santa Barbará.

Mediante el diplomado se fortalecieron las capacidades técnicas de los participantes, así como, las estrategias para recolección de información a nivel local, se definió un inventario de ideas innovadoras y se mejoraron las competencias relacionadas con el desarrollo de trabajo en equipos multidisciplinarios, metodologías para conducir la planificación, organización, coordinación y seguimiento de los proyectos en SAN.

Se formularon tareas para la coordinación de acciones que contribuyan a la sostenibilidad de las intervenciones vinculadas a seguridad alimentaria y nutricional, y de cómo asumir liderazgo para mejorar la comunicación y la gestión de intervenciones.

En lo que va del 2019 se ha capacitado a un total de 118 profesionales y técnicos, a través de tres de los cuatro diplomados previstos para este año, y que ha involucrado a personas de diversas municipalidades y mancomunidades de Honduras, con el fin de que apoyen la mejora en la alimentación y nutrición de familias en las distintas regiones del país.

Barbara Cáceres, Medico General, comentó que la capacitación le permitió entender uno de los componentes de la seguridad alimentaria, que tiene que ver con la seguridad clínica médica, y que no se puede ver la nutrición de una forma aislada. “Se ha abordado el tema de una manera muy completa. Se nos ha hablado de innovación, de métodos de producción de huertos biointensivos, temas totalmente nuevos para mí. Se ha hecho una fusión importante”, agregó.

Naslin García, Ingeniero agroindustrial, expresó que el diplomado le ha ayudado a comprender y a visualizar más la situación que está atravesando el país en temas de seguridad alimentaria. “Como técnicos que trabajamos dentro de la cooperación internacional o instituciones estatales, podemos contribuir a través de la aplicación de estrategias, políticas, y la implementación de proyectos que pueden favorecer a que las familias mejoren sus condiciones de vida, reduzcan sus niveles de pobreza y tengan la alimentación en calidad y cantidad que necesitan para poder superar los problemas”, manifestó.

Por su parte, Mario Velázquez, Licenciado en Comercio Internacional dijo que la experiencia fue muy humana, ya que le permitió apreciar y analizar la situación de pobreza y pobreza extrema de muchos hondureños que no tienen alimentación básica y que carecen de los conocimientos para llevar una dieta a un nivel de aceptabilidad que les permita tener todos los nutrientes y el contenido necesario para vivir.

Los participantes coincidieron en su responsabilidad como agentes de cambio, para aplicar lo aprendido a la realidad de sus comunidades e incidir en las políticas públicas de cada municipio, sobre todo en los del corredor seco donde los problemas de seguridad alimentaria y nutricional son mayores, por lo que amerita un esfuerzo superior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Español