Con visita a Zamorano graduados celebran 10 años de la Clase 2009
8 noviembre, 2019

Cuatro décadas impulsando la industria azucarera latinoamericana

En 45 años de carrera destacan sus aportes con nuevas tecnologías y el uso de la ciencia para el desarrollo del sector azucarero regional. Asegura, que “la industria azucarera ha tenido en Guatemala y Latinoamérica un fuerte legado y seguirá teniendo un futuro muy promisorio, lo cual es un excelente augurio para las futuras generaciones de profesionales del agro”.

Desde que se enteró de Zamorano, Miguel Antonio Maldonado Muñoz, clase 75, tuvo claro que el aprender haciendo cambiaría su vida, y esa metodología en la que se formó, le ha permitido durante 45 años ser pionero e impulsor de la industria azucarera en Guatemala y otros países de Latinoamérica, al desempeñarse como asesor agrícola en varios ingenios de la región y formador de diversas generaciones de técnicos a largo de su trayectoria profesional.

Su primera experiencia agrícola la tuvo desde muy pequeño en la finca de café de su abuelo y el interés por la agronomía se fue afianzando con el tiempo; pero, la oportunidad de profesionalizarse en esta rama se presentó cuando un graduado llegó al colegio donde estudiaba en Quetzaltenango, Guatemala, a dar una charla sobre los exámenes de admisión en Zamorano. La información brindada lo motivó a averiguar más y fue el aprender haciendo, compartir con estudiantes de otros países y el prestigio que respaldaba a la escuela, lo que lo convenció para ingresar y ser un agrónomo.

La influencia disciplinaria y la pasión por el trabajo que se le impregnó al Ing. Maldonado, ha perdurado con el tiempo y ha sido un eslabón importante, que por más de cuatro décadas le ha ayudado en su desarrollo personal y profesional, así como la combinación simultanea de la teoría con la práctica, esta formación forjó su carácter, y fue determinante al momento de regresar a su país, el cual sufrió en 1976 uno de los peores terremotos de su historia, y que impacto significativamente en la agricultura.

Dulce trayectoria

Tras su retorno a Guatemala con su título de agrónomo, se le presentó la oportunidad de trabajar en la industria azucarera, sin imaginar que se convertiría en un destacado impulsor del rubro, cuya experiencia se extendería cerca de medio siglo. Fue entonces a un mes del devastador sismo, que Grupo La Unión, conformado por los ingenios azucareros La Unión y Los Tarros, le abrió las puertas para desarrollar aplicaciones de madurantes, posteriormente se le dio la responsabilidad de implementar el laboratorio de control biológico para plagas en el cultivo de caña de azúcar.

Aunque ya estaba laborando, sus ganas de profesionalizarse a nivel universitario lo motivaron a continuar sus estudios, fue así como en 1993 recibió el título del Programa de Alta Gerencia del INCAE. Para él “ser Zamorano es sinónimo de profesionalismo, entrega y disposición. Definitivamente el aprender haciendo significa lo más grande que nos puede legar Zamorano para lograr ser profesionales de éxito”, agregó Maldonado.

Reconoce la satisfacción de ver crecer la industria, y sobre todo los dos ingenios para los que laboró por muchos años, que, en sus inicios, molían entre 900 a 1,800 toneladas de caña de azúcar por día. “Por economía de escala, Los Tarros cerró a principios del 2000, quedando sólo La Unión, el cual tuvo un desarrollo impresionante, y mi mayor satisfacción fue haberme retirado cuando el ingenio ya molía de 18,000 a 20,000 toneladas de caña diaria, con una producción de más de 7 millones de quintales”, apuntó.

Con su liderazgo en el sector y destacado profesionalismo extendió su conocimiento a otros ingenios latinoamericanos desenvolviéndose como asesor agrícola en el Ingenio San Antonio en Nicaragua, Ingenio Choluteca en Honduras, Ingenio Santa Rosa en Panamá, Ingenios La Troncal y Valdez en Ecuador. Dentro de su experiencia laboral, destaca su desempeño en diferentes direcciones y gerencias del Ingenio La Unión, Ingenio Chabil Utzaj, Ingenio San Diego y Trinidad en Guatemala, y el Ingenio UNAGRO en Santa Cruz, Bolivia.

Líder gremialista

Las contribuciones de Miguel Antonio Maldonado a la industria se extienden de lo agrícola a lo gremial, donde ha tenido una marcada influencia en las diferentes juntas directivas en las que ha participado, demostrando así su habilidad para trabajar en equipo y su proyección de servicio, bajo características que defienden, inculcan y fomentan la mejora de la productividad agrícola en su país de una forma ética y responsable, contribuyendo a que la tierra sea productiva y sostenible.

Su experiencia la compartió en diferentes organizaciones vinculadas a la formación académica del profesional agrícola, así como en asociaciones líderes guatemaltecas afines a la industria azucarera y la investigación. Desempeñándose como; presidente de la Asociación de Graduados de Zamorano (AGEAP) en Guatemala y a nivel internacional, presidente de la junta directiva del Centro Guatemalteco de Investigación y Capacitación de la Caña (CENGICAÑA), miembro de la junta directiva de la Asociación de Azucareros de Guatemala (ASAZGUA) y tesorero de la Asociación de Amigos de La Universidad del ISTMO.

Por sus aportes, la Asociación de Técnicos Azucareros de Guatemala (ATAGUA) lo nombró técnico del siglo, por el inicio del desarrollo de madurantes en el cultivo de caña de azúcar, muestras de su compromiso con el desarrollo integral de la agricultura. Y recibió la condecoración “Por una Tierra Productiva y Sostenible”, otorgada por la Asociación del Gremio Químico Agrícola (Agrequima). Actualmente labora como Asesor Estratégico para la Empresa de Agroquímicos FORAGRO, líder en el ramo químico agrícola en Centro América y con expansión a Sur América.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Español