Skip to main content
search

Zamorano está dentro del municipio de San Antonio de oriente, departamento de Francisco Morazán, Honduras. El municipio consta de 13 aldeas en su totalidad familias vulnerables, que no tienen ningún ingreso.

Con el fin de beneficiar a niños en riesgo social, personas de la tercera edad y familias pobres de comunidades aledañas al campus que están sufriendo desabastecimiento de alimentos por la crisis del COVID-19, Zamorano entregó un lote de granos básicos a la alcaldía del municipio de San Antonio de Oriente, que está siendo distribuido a más de 300 hogares en las aldeas; Jicarito, Suyatillo, El Llano, El Zarzal, La Joya, El Chagüite, La Estancia y La Ciénega, entre otras aldeas y comunidades.

Roger Díaz Rivas, regidor municipal del municipio de San Antonio de Oriente, expresó que de los 40 quintales de granos que entregó la universidad, 20 quintales de maíz y 20 quintales de frijol, servirán para apoyar a las familias más necesitadas que no tienen ningún ingreso, y se comenzó a distribuir entre los pobladores a través de la municipalidad, fuerzas vivas, miembros del ejército y la Policía Nacional.

“Como corporación municipal, agradecemos a la Universidad Zamorano por este valioso donativo y las otras ayudas que nos han estado dando durante esta cuarentena. Con los donativos de Zamorano, la corporación y el gobierno esperamos llegar a más de cinco mil familias dentro del municipio”, manifestó Díaz.

Indicó que la alcaldía se encarga de la logística, embolsar los productos y coordinación del listado de las personas beneficiadas. Las entregas se harán con la presencia de pastores del municipio como observadores.

Asimismo, a través de la Decanatura Asociada de Estudiantes (DAE), y el programa extracurricular REMAR, alumnos hicieron entrega de alimentos a un hogar de niños en riesgo social, el donativo consistió en un lote de frijoles, huevos, frutas, embutidos, lácteos y carne de res.

La directora de Hogar de Niños, Malena Amoros, manifestó “la ayuda nos beneficia grandemente porque la alimentación es lo primordial, somos una familia pero a lo grande. Ahorita tenemos 29 niños, están llegando niños de la comunidad a comer dentro del hogar por la misma necesidad que vive el país. Son niños huérfanos. Les doy mi agradecimiento porque los alumnos de la Universidad siempre han estado dispuestos a ayudarnos”.

La estudiante de segundo año, Sofía González, de Panamá y miembro del extracurricular REMAR, expresó que son un grupo de jóvenes voluntarios zamoranos, que impulsan el proyecto cultivando con REMAR, el cual surgió desde 2015. “Inició con estudiantes que iban a establecer huertos a las comunidades y para ayudar a niños con las tareas, pintar y actividades recreativas como jugar futbol. Desde 2018 hemos estado elaborando proyectos como charla con valores, charlas de agricultura. Participamos en actividades como esta por el voluntariado, porque no hay nada más bonito que ayudar a los demás”, concluyó.

Close Menu
This site is registered on wpml.org as a development site.