Estrategias hortícolas en la protección y el fortalecimiento de nuestra salud | Universidad Zamorano
Enriquecimiento del huevo y la carne de pollo con Omega 6 y 3
13 junio, 2020
Ciencia: Factor de impacto, índice H y visualización de las publicaciones en las Ciencias Agropecuarias en Latinoamérica
20 agosto, 2020

Estrategias hortícolas en la protección y el fortalecimiento de nuestra salud

Por: Hugo O. Ramírez Guerrero, Ph.D., Profesor Asociado, Departamento de Ciencia y Producción Agropecuaria (CPA), de Zamorano.

La salud, siempre será el primer factor determinando nuestra calidad de vida, incluso si nos referimos a la salud de cualquier micro/macroorganismo animal/vegetal de este planeta. La pérdida de salud es una consecuencia directa de la herencia, nutrición, etapa, estilo de vida y las características muy particulares de los recursos y el ambiente que nos rodea. La prevención, monitoreo, manejo y solución a todos estos crecientes problemas de salud, siempre debería estar enfocada en la aplicación de estrategias claves para el fortalecimiento de nuestro sistema inmunológico.  La activación de nuestros mecanismos de defensa incluye el fortalecimiento y conservación de la salud, del ambiente y de sus valiosos recursos (agua, suelo, aire, flora, fauna, luz solar, paisajes). En este contexto, cualquier estrategia que promueva el mejoramiento de nuestra alimentación y estilo de vida, será crucial en el fortalecimiento de nuestra salud. Indudablemente, una apropiada nutrición significa una dieta fundamentada en diversidad, balance e integración con su ambiente local (Ramirez-Guerrero, 2017).

En el mundo, sigue siendo muy preocupante como la salud humana y la de todos los recursos naturales que nos rodean, es degradada de forma continua y agresiva. Cada día nos toca enfrentar y tratar de superar terribles problemas con enfermedades producidas por virus (coronavirus, influenza, dengue, chikungunya, zika, sida), parásitos (malaria), bacterias (cólera, salmonella), otros microorganismos (larvas) e incluso Enfermedades Crónicas No Transmisibles (ECNT), como; cáncer, infartos, diabetes, asma, que son causadas generalmente por una mala nutrición y estilo de vida (Ramírez-Guerrero, 2013).

Este escrito invita muy particularmente a repensar, explorar, reconocer, conservar y respetar nuestra maravillosa diversidad local valorando la producción y consumo de alimentos, por ello, se hace un enfoque de dos estrategias para el fortalecimiento de los diversos mecanismos de defensa a través de la producción local de alimentos, (hortalizas y frutas, terapias hortícolas) y su consumo diverso, balanceado e integrado (vacunas alimenticias). Ambas estrategias deberán ser integradas y adaptadas localmente para ser cruciales en la mitigación y prevención de estos problemas tan limitantes en nuestro crecimiento, desarrollo y producción.  “Salud…os para todos”.

  1. Terapias Hortícolas

Existen múltiples estrategias para disminuir el impacto y prevenir las diferentes enfermedades (trasmisibles o no) que nos afectan cada día, sin embargo, el poder beneficiarnos y disfrutar de una nutrición diversa, balanceada e integrada se convierte en una manera transcendentalmente viable para el fortalecimiento de nuestro sistema inmunológico y por ende mejorar nuestra salud y calidad de vida. Adicionalmente si la fuente de estos alimentos es local o producida por nosotros mismos se puede garantizar una mejor diversidad, producción, calidad, higiene, sabor y frescura, entre otros beneficios.

En este sentido, nos encontramos con la aplicación oportuna de la agricultura como la ciencia de producir alimentos tanto de origen vegetal como animal. Encontrando aquí la horticultura como la ciencia y el arte de producir hortalizas, frutas, flores, hierbas, especias y otros alimentos afines. Todos estos productos hortícolas son reconocidos por ser alimentos funcionales de un alto valor nutricional y medicinal, además, su producción a pequeña o gran escala se puede convertir en una actividad productiva, ambiental, social, recreativa y de terapia. Un buen programa de terapia que incluya las muy diversas actividades hortícolas y gastronómicas existentes y por explorar a nivel local y foráneo puede fácilmente generar múltiples beneficios y significar el mejoramiento y el fortalecimiento de nuestra nutrición, salud y bienestar. A continuación, en el cuadro uno se observa una propuesta práctica de Terapia Hortícola, en el desarrollo eficiente de la producción de hortalizas, frutas y otros alimentos aliados en los hogares y espacios particulares desde su etapa de semilla al plato y mucho más allá.

 Cuadro 1. Produciendo Hortalizas y Promoviendo el Bienestar en nuestros Hogares y Espacios de Vida.

 

¿Dónde sembrar?

En cualquier lugar/espacio interno o externo del hogar (techos, paredes, patios, balcones, bolsas, cubetas), donde se pueda garantizar una oportuna calidad y cantidad balanceada de Luz (solar, artificial), Agua (H2O), Oxigeno, Dióxido de Carbono (CO2) y Nutrientes que promuevan una apropiada eficiencia en la fotosíntesis, respiración, transpiración y la translocación (nutrición).
 

¿Qué puedo sembrar?

Cualquier cultivo dentro de la rica diversidad hortícola existente, incluyendo hortalizas de fruto (tomate, chiles/pimientos/ajíes, calabazas, fresas, moras), hoja (lechugas, espinacas, repollo, hierbas, acelga), raíz (camote/batata, zanahoria, yuca) y semillas (maíz, frijoles, maní, otros granos y cereales), entre muchas otras. Una ventaja de vivir en los trópicos es la de poder sembrar durante todo el año. Es conveniente sembrar cultivos que se adapten a las condiciones y situaciones locales, es decir, cultivos nativos con excelentes propiedades funcionales y gastronómicas.
 

 

 

¿Qué requiero o necesito?

1. Semilla: el origen de los cultivos. Una buena semilla y plántula (pilón) puede significar una planta o cultivo de alta producción y calidad. Además de la semilla convencional certificada, podemos tener una gran variedad de semillas alternativas en cada una de las partes de una planta. Así nos encontramos cultivos que son propagados por sus brotes o ramas (camotes, hierbas), tubérculos (papa), dientes/bulbos (ajo, cebolla) y tallo (lechuga, repollo, zanahoria).

2. Medio de Cultivo (MC): base de los cultivos que mayormente conocemos como la Tierra, el Suelo o el Sustrato. Este material generalmente sólido debe garantizar a las raíces y la planta, el soporte y una cantidad diversa y balanceada de agua, nutrientes y oxígeno. El MC ideal está representado en un material con una buena salud física (liviano y no compactado), química (bajo en sales, toxinas) y biológica (sin semillas nocivas) y de alta disponibilidad a nivel local. El mejor sustrato o suelo es producto del reciclaje y/o compostaje de los residuos o componentes locales. Es decir, el sustrato ideal siempre está a nuestro alrededor (Cuadro 2).

3. Sistema Hortícola: Teniendo una buena semilla, plántula, medio de cultivo y un buen conocimiento de las plantas o cultivos a producir podemos diseñar un apropiado Sistema Hortícola que garantice un crecimiento, desarrollo y producción eficiente durante todo su ciclo desde la semilla al plato y más allá.

Ciclo del Cultivo
Crecimiento Desarrollo Producción
Producción de raíces, tallos, hojas y ramas Producción de Flores, Frutos Cosechas
 

Nutrición – Fertilización

Fertilizaciones integradas orgánico (FO) – minerales (FM) apropiadamente planificadas (drench, foliar. fertiirrigaciones, directamente al suelo o sustrato).

Diversidad Nutricional (dietas): existe una amplia variedad de componentes para la alimentación de las plantas y el suelo que están disponibles a nivel local pero que deberán ser exploradas como es el caso del uso de diversos compost (líquidos y sólidos: Cuadro 2), melazas y bioles. También existe una gran variedad de fertilizantes minerales fuentes de nitrógeno (Urea, Nitratos), Fosforo (Fosfatos), Potasio, Calcio y Azufre (cales, yeso) entre otros. Las Fertilizaciones deben ser integradas (orgánico – minerales) y apropiadamente planificadas (drench, foliar. fertirrigaciones, directamente al suelo o sustrato).

Prácticas Hortícolas Manejo Integrado del Riego, Fertilización y Plagas (MIRFP) durante pre y postcosecha, incluyendo podas (hojas, ramas, flores, frutos), tutorados (guiado) y aporques entre otras.

 

Cuadro 2. Estrategias de Reciclaje en la búsqueda de nuestro Sustrato y Fertilizante Ideal.

 

Estrategia General El proceso de producir y conservar un Sustrato y/o Fertilizante Ideal se inicia con la exploración de la diversidad de los recursos disponibles en nuestra Comunidad y su Entorno (Think Global; Go Local). En esta tendencia es necesario conocer estos valiosos insumos locales y sus diversos alcances.
Sustrato Es un material (simple, compuesto, sólido, líquido, orgánico, mineral) que además de servir de base a las raíces de las plantas, proporciona y garantiza una cantidad y calidad apropiada, oportuna, integrada y balanceada de agua, oxigeno, nutrientes y otras sustancias afines.
Fertilizante Similar al sustrato, un fertilizante es un material simple o mixto. Sin embargo, es importante hacer la distinción que un fertilizante, abono o alimento es solo la fuente de nutrientes, vitaminas, antioxidantes y estimulantes necesarios en el crecimiento y producción de las plantas y su entorno.
Estrategias Express Muy bien podemos iniciar con la compra local de un fertilizante o sustrato. Este debe ser certificado, de buena calidad y estabilidad con olor a bosque y naturaleza. También, es buena idea hacer el sustrato de nuestros abuelos de tres componentes (33 % tierra negra o suelo + 33 % Compost + 33 % Arena).
Estrategias Sustentables Ejemplo: Etapas en el reciclaje y la búsqueda de nuestro Sustrato y Fertilizante Ideal a través del compostaje para promover e incentivar la sustentabilidad y resiliencia local.
A. Identificación y Clasificación: Explorar, identificar y clasificar la diversidad actual de los residuos locales y externos (sólidos, líquidos, orgánicos, minerales), en cuanto a cantidad, calidad, tipo, fuente de generación y costos. B. Recolección diferenciada: Plan de recolección diferenciada y oportuna tomando en cuenta volúmenes disponibles y las propiedades físicas, químicas y biológicas de la respectiva materia prima (MP).
C. Tratamiento de la MP (Ex-Residuos): Etapa de organizar, pre-tratamiento (limpieza, selección, secado, triturado, molido, otros) y el mezclado de cada uno de los ingredientes del compost, incluyendo otras MPs para enriquecer el proceso de compostaje (compost té/bioles, microrganismos efectivos – EM, benéficos y/o inoculantes – micorrizas, trichoderma, otros hongos, bacterias – fertilizantes, enmiendas, cales, yesos, melazas, vinazas, polímeros, polienzimas, geles, poliacrilamidas y harinas entre muchos más por explorar en toda esta muy rica diversidad local). D. Mezclado: Los ingredientes y proporciones a mezclar estarán sujetos a la diversidad, cantidad y calidad de la MP en cuestión. Básicamente la mezcla o récipe ideal de la unidad de compostaje inicial guarda una relación directa con los parámetros de las diferentes fracciones orgánicas referentes como la Densidad (peso), la relación C/N y la Humedad, así como también el contenido de otros nutrientes, la capacidad de aireación del sistema, temperatura, pH y el tamaño de las partículas.
E. Compostaje: Existen diversas metodologías. Aquí se propone la metodología sencilla y practica aeróbica en pequeña o gran escala y en campo abierto o protegida. Ejemplo tenemos la tecnología convencional de hileras de pilas de residuos. Aquí se monitorea su desarrollo principalmente lo referente al contenido de humedad, temperatura, emisión de gases y el pH entre otras variables. Actualmente existen metodologías muy eficientes en el manejo de la aireación y humedecimiento de las mezclas realizadas. Aún existen muchos implementos y metodologías por explorar hechas en casa por los innovadores locales. F. Otros tipos de Compostaje y Reciclaje: Existen diversos insumos simultáneos o posteriores al proceso de compostaje tales como el Vermicompost, los Bioles y el Té de Compost entre muchos otros. El Vermicompostaje es una de las más antiguas y populares formas de compostar. Aquí alimentamos lombrices de tierra (domesticadas) para producir un fertilizante biológicamente enriquecido y balanceado o para producir un componente local de un buen sustrato. Actualmente existen diversas y practicas tecnologías para producir localmente compost y vermicompost.

Fuente: Ramírez-Guerrero, 2019.

  1. Vacunas Alimenticias

Hoy más que nunca sigue estando vigente la frase de Hipócrates, “permitamos que los alimentos que consumimos sean nuestra medicina”. Estudios de medicina evolutiva confirman que la salud en condiciones tropicales está basada en una nutrición balanceada que está bien protegida por la rica diversidad de ingredientes que particularmente se usan en la cocina para adaptarse a las muy heterogéneas y erráticas condiciones locales y así poder evolucionar satisfactoriamente (Sherman & Flaxman 2001). Esta manera tan particular de cocinar en los trópicos con una gran diversidad de ingredientes que tienen una alta actividad y capacidad antioxidante sirve de adaptación con funciones profilácticas para la protección de una amplia complejidad de patógenos y toxinas ambientales.

Esta rica biodiversidad gastronómica la encontramos en la mayoría de los platos criollos tropicales, tales como Burritas (Honduras), Pabellón Criollo (Venezuela), Bandeja Paisa y Ajiaco (Colombia), Cebiches (Perú, Ecuador), Moles (México), Pad Thai (Tailandia), y Kormas (India y países vecinos), incluyendo una extensa variedad de sopas, ensaladas y bebidas, entre otros. En esta tendencia de una gran diversidad de vacunas alimenticias de amplio espectro; en el cuadro tres se muestra una propuesta de jugo tropical.

Cuadro 3. Ejemplo de Vacuna Hortícola de amplio espectro, caso Jugo “Aliados Tropicales”.

 

 

Ingredientes

1. Una fruta CUCURBITACEA:

pepino, pataste (chayote), calabaza, ayote (ahuyama), melón, sandía, zapallo (zucchini, calabacín, pipián) y otras cucúrbitas locales por descubrir.

2. Una hierba de la Familia de la MENTA (Labiatae):

Albahaca, menta, yerbabuena, salvia (chía), romero, tomillo, orégano, boldo y otras hierbas ricas en aceites.

3. Una fruta CITRICA:

Limón, naranja, mandarina, citrón, grapefruit, lima, tangerinas, tangelo u otra fruta acida aliada (Maracuyá, Carambola, Piña, Mango)

Opcional:

Miel, azúcar natural, stevia u otro edulcorante, jengibre, clavo de olor.

 

Valor Nutricional

Contiene más del 95 % del elixir de la vida: Agua. Contenidos importantes de Potasio (K), fibra dietética, niacina, ácido fólico e Hierro. Libre de grasas y colesterol. Calcio, Zinc, Hierro. Aceites esenciales como Eugenol, citral, limoneno, alcanfor, canfeno y anetol entre otros. Bajo en calorías, no contiene grasas saturadas ni colesterol. Rico en fibra dietética, pectina y un contenido significativo de Potasio.  

Valor nutricional diverso

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Valor Medicinal

Fuentes importantes de vitaminas A y C y aminoácidos, como la citrulina. Las cucúrbitas son muy útiles en términos de purificación de sangre, eliminación del estreñimiento, buenas para la digestión y para suministrar energía.

Reducción de los niveles de azúcar en la sangre. Tratamiento de quemaduras y afecciones cutáneas sensibles.

Promueve la lactancia en mujeres lactantes.

Importante para la salud visual. Las semillas de cucurbitáceas pueden eliminar los gusanos parásitos.

Carotenoides, ácido ascórbico (vitamina C) y vitamina E.

Prevención de trastornos gastrointestinales, oculares, cardiovasculares, respiratorios, renales, dermatológicos, psicológicos e inflamatorios.

Además, mejora la secreción de insulina en pacientes que padecen diabetes mellitus y reduce la incidencia de tumores e infecciones dentales.

Alto contenido de vitamina C, ácido fólico, flavonoides (Hesperetin, Naringinen, otros) y el carotenoide criptoxantina (específico de frutos cítricos).

Prevención del escorbuto (fatiga severa). Reducción del riesgo de cáncer estomacal.

Además, los jugos de cítricos son útiles para reducir el riesgo de tipos específicos de cálculos renales y pueden usarse para disminuir la presión arterial.

 

 

 

Rico contenido de fitoquímicos.

 

 

Usos Adicionales Todas y cada una de las partes de estos cultivos/ingredientes (frutas, raíces, tallos, semillas, hojas y flores) se usan como alimento y con fines medicinales, ornamentales, industriales, terapéuticos y cosméticos.
 

Preparación

(Combinación y auto selección estratégica de cada uno de los 3 ingredientes)

Según prueba organoléptica en la investigación inicial de Mitra y Ramírez-Guerrero (2013); la mezcla de calabaza, albahaca y jugo de limón sigue la proporción de 9: 4:  Un ejemplo de preparación es:

1. Corte en trozos una fruta entera de pepino o pataste (incluyendo concha y semillas) y mézclela con 30 g de albahaca (alrededor de 15 hojas) usando aproximadamente 500 ml de agua.

2. Transfiera y pase la mezcla licuada por un tamiz fino. Después agregue el jugo de 3 limones y mezcle nuevamente. En este paso, puede incluir ingredientes opcionales (el edulcorante seleccionado y una pizca de jengibre y clavo). Reservar el sólido en el tamiz para hacer una salsa o para complementar y enriquecer una omelette, tortilla, pan o pasta (tirarla, significaría perder una parte importante de fibras y minerales).

3. Luego, mézclelo con cubitos de hielo y finalmente agregue agua para obtener 2 litros de bebida una deliciosa, calmante para la sed, nutritiva y saludable.

Observación: Aunque es una bebida natural, evite cualquier consumo en exceso. El consumo elevado de bebidas promueve graves trastornos de salud. Por lo tanto, asegúrese de utilizar una proporción adecuada de los ingredientes (incluidos los opcionales). Altas dosis de Súper Antioxidantes podrían convertirse fácilmente en Súper Toxinas. Por ejemplo, un consumo elevado de albahaca puede tener efectos abortivos en mujeres y de anti-fertilidad en hombres (ácido ursólico).

Fuente: Mitra & Ramírez-Guerrero, 2013.

Referencia

Ramírez-Guerrero, Hugo. 2017. Salud y Nutrición Personalizada a las Realidades Tropicales. Series Horticultura BioTropical. 15p (www.horticulturatropical.org).

Ramírez Guerrero, Hugo. 2013. Gastronomía hortícola, biodiversidad tropical y salud. Revista Producción & Negocio. Año 10. Volumen 57:8-12. Volumen 58:18-23. Volumen 59:14-20.

Ramírez-Guerrero Hugo. 2019. Uso integrado de Compost y Bioestimulantes en Agricultura BioTropical. Memorias del III Congreso Latinoamericano y XI Nacional de Compostaje. Grupo Monteverde y Universidad EAN. Bogota, Colombia. 11p.

Sherman, P. & Flaxman, S. 2001. Protecting Ourselves from Food. American Scientist. 89(2):142-161.

Mitra Surajit & Ramírez-Guerrero Hugo. 2013. Fruit and Vegetables Juice Blending for Developing Antioxidant Rich, Nutritious and Thirst Quenching Health Drink. International Conference Tropical Region. Trinidad and Tobago.

VIDEOS: Ramírez-Guerrero, Hugo. Webinars 2020

  1. Zamorano: https://youtu.be/NJXHryYBLmQ
  2. UNAH: facebook.com/UNAHNutricion/videos/2773132029390650/?sfnsn=mo&d=n&vh=e
  3. Zamorano: https://youtu.be/5DPa8P6BnUM

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Español