Agua segura: cambiando vidas y fortaleciendo la salud de familias rurales en Honduras | Universidad Zamorano
Día Mundial de la Agricultura, pilar de la humanidad
14 septiembre, 2020
Participantes de diplomado sobre Vigilancia Nutricional y Seguridad Alimentaria reciben kits con herramientas de monitoreo nutricional
29 septiembre, 2020

Agua segura: cambiando vidas y fortaleciendo la salud de familias rurales en Honduras

El equipo entregado a 93 hogares y a siete centros escolares y de salud, consta de un purificador portátil solar con capacidad para 10 litros de agua, una cubeta, un filtro de tela adicional que puede ser usado como prefiltrador, ya que la calidad del líquido sobre todo en época lluviosa es más turbio.

El acceso a agua segura y de calidad era un problema en la vida diaria de los pobladores de las aldeas Cedritos y La Laguna del municipio de Santiago de Puringla, en el departamento de La Paz, en el Corredor Seco de Honduras.  Vilma Hernández, es una de las jefas de hogar de las 93 familias beneficiadas, que no volverá a beber agua contaminada, por la oportunidad que le brinda el proyecto “Consumo de Agua Segura con Energía Solar” que impulsa Zamorano con el auspicio de la Unión Europea.

El hogar de la familia de Vilma recibió el purificador solar portátil Solvatten en marzo de este año, tras ser capacitada sobre su uso y la implementación de prácticas para el consumo de agua segura. “Se mira bastante la diferencia en el agua, antes la tomábamos sucia, ya hoy tomamos agua filtrada”, manifestó. La situación supone un cambio radical en los hábitos de consumo que generan un impacto positivo en la salud de mujeres embarazadas, niños y ancianos, entre otros, al contar con agua de calidad para beber, higienizarse y cocinar.

Así como a Doña Vilma, al primer trimestre del 2020, se entregaron 30 equipos Solvatten a igual número de familias para validar la metodología de capacitación, debido a que por primera vez se utiliza en Honduras y en Centroamérica. El objetivo fue conocer si los pobladores lo aceptarían y adoptarían, ya que, aunque el purificador es sencillo de utilizar, se requería estudiar el cuidado y el valor que se le daría en cada hogar.

De acuerdo con la Dra. Adriana Hernández, experta en Salud Pública y Nutrición Humana, a cargo del proyecto, el aporte positivo de esta iniciativa se traduce en el hecho de que no se tiene efectos de contaminación con el medio ambiente, porque no hay que hervir el agua, sino que el purificador lo hace internamente, evitando el gasto de leña y el gasto de compra de combustible ya sea gas o electricidad en aquellas familias que tengan ese beneficio.

En ese sentido, se capacitó directamente a 120 pobladores en tres componentes; “Uno: en el uso del equipo Solvatten.  Dos:  importancia del uso de agua segura para fortalecer que las personas la consuman, y no agua de la que no se tiene la certeza que sea potable. Tres: el impacto positivo en el medio ambiente y en el bolsillo, al no tener que comprar agua de botella o de bolsa al salir de su domicilio porque pueden llevar un termo y consumirla sin tener que comprarla”, indicó.  Dichas capacitaciones se realizaron en grupos de 10 personas que recibieron charlas por un lapso de 20 minutos, se sostuvieron platicas y entregaron afiches para una mayor comprensión.

Ante la pandemia por COVID-19 la metodología de capacitación cambió. Los restantes 70 purificadores fueron entregados a finales del mes de julio, bajo medidas de bioseguridad. Las charlas continuaron a grupos de 10 personas a través de videos cortos.  Después de la capacitación y de verificar que entendieron la importancia y uso del equipo, se les entregó el purificador solar con una cubeta para el vaciado del agua segura. Con la entrega de los 100 purificadores, se benefició a más de 1000 pobladores.

El proyecto, además permitió que se recolectaran muestras de agua para hacer una comparación microbiológica del líquido que estaban tomando antes y después del uso de los purificadores. Los resultados de análisis físico químico permitirán replicar la iniciativa en otras comunidades y fortalecer la parte comunitaria de juntas de agua, para la búsqueda urgente del resguardo de sus fuentes, ya que “necesitan cuidarla no solamente en el sentido ambiental de reforestación, sino cuidarla en cuanto a la contaminación de heces de animales y de las mismas personas”, agregó la Dra. Hernández.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Español