Francisco De Arco, el zamorano que aprovecha el agua lluvia para impulsar el desarrollo sostenible de Panamá
21 agosto, 2021

Emprendimiento social con conciencia ambiental que impacta en la apicultura guatemalteca

Con el emprendimiento La Bendecida, Andrea ha contribuido a preservar más de 500 hectáreas de bosque en la zona norte de Guatemala y a generar conocimiento entre los apicultores locales, reduciendo así la pobreza y desarrollando empleo. Fue nominada al Galardón Guatemaltecos Ilustres 2021.

Para la Ing. Andrea Fión Góngora, clase 2012, el campo y la agricultura fueron siempre parte de su hogar. La pasión y afinidad por el agro y la ganadería es la mejor herencia que ha recibido de sus padres, ambos le enseñaron que el trabajo y dedicación son necesarios para alcanzar sus metas. Los ideales con que fue formada se afianzaron en ZAMORANO, institución que le mostró que el trabajo todo lo vence. Esa formación que recibió la impulsó a crear su propio emprendimiento, La Bendecida, microempresa apícola desde donde contribuye con productores guatemaltecos en la producción de miel con un enfoque sostenible.

“Desde niña me gustaba mucho el campo y el medio ambiente, los animales, la naturaleza en general. Mi papá me comentó de mi prima, clase 2001, y decidí investigar más sobre la Universidad y quedé encantada, no demoré mucho en saber que quería ser parte de la comunidad zamorana y empecé el proceso con el apoyo de mis padres. Fue la mejor decisión que pudimos tomar. Creo que todo graduado vive con el Labor Omnia Vincit (el trabajo todo lo vence) y la Z en el corazón”, sostuvo la Ing. Fión.

En ZAMORANO, Andrea aprendió a no rendirse y a trabajar más duro cuando las dudas o el cansancio están presentes. “La excelencia profesional y ética en todo lo que emprendo es algo que le agradezco a ZAMORANO. He tenido diversas oportunidades en mi vida profesional y ser zamorana siempre me ha diferenciado de forma positiva. La Bendecida es el enlace perfecto entre lo que me apasiona y lo que ZAMORANO me enseñó”, manifestó.

Desarrollo de la apicultura como una actividad económica sostenible

Fue en 2016 cuatro años después de graduarse que Andrea decidió fundar su propio emprendimiento, bajo el nombre de La Bendecida, como un pequeño proyecto que pretendía hacer de espacios forestales, áreas productivas que tuvieran un impacto positivo en el medio ambiente. Así comenzó todo, en el departamento de Petén, Guatemala donde existía una cooperativa de apicultores con los que tuvo la oportunidad de trabajar, iniciando con cinco colmenas que logró convertir en tres apiarios de 150 colmenas.

Como graduada de la carrera de Desarrollo Socioeconómico y Ambiente, asegura que La Bendecida es la sinergia entre el desarrollo económico local y el cuidado al medio ambiente. “Sin duda lleva el sello de mi alma máter en todo lo que hacemos; y el amor al trabajo y el impacto positivo son el reflejo de ello”, agregó. En la actualidad, La Bendecida es un emprendimiento social especializado en la producción y venta de miel de calidad superior. No solo promueve la conciencia ambiental y conservación, también ayuda a los residentes, a través de capacitación técnica en prácticas de apicultura para ampliar y mejorar la calidad de su miel para aumentar sus ingresos y así reducir su dependencia en la agricultura convencional.

Aunque en un inicio el rendimiento de las colmenas de La Bendecida era de 12 kilos cada una, ahora rinden 25 kilos, y tienen dos cosechas al año. La empresa comenzó produciendo un producto, miel de abeja en presentación única de 16 onzas. Ahora ofrece al menos siete distintos productos, entre ellos mieles picantes que son una innovación en el mercado guatemalteco y se distribuyen en la Ciudad de Guatemala y en Petén.

Quizás le interese:  Clase 1979 celebra 40 años de profesionalismo y liderazgo agrícola

Sin embargo, para esta zamorana, lo más importante es que a través de la marca, los apicultores locales generan un ingreso más alto que les permite aliviar la pobreza y crean más empleo. El programa busca proporcionar a los agricultores locales educación y recursos materiales necesarios para la apicultura, así como para convertirlos en proveedores para la empresa.

 “El concepto de compartir conocimiento es de dos vías, los apicultores que he tenido la oportunidad de conocer tienen un conocimiento técnico asombroso, su experiencia es un valor agregado muy importante, han sido ellos en campo quienes me han enseñado mucho a mí y creo que es sumamente importante reconocer que, a pesar de no tener las mismas oportunidades de escolaridad, son expertos en su trabajo y son fundamentales para el buen funcionamiento de La Bendecida”, indicó Andrea.

La marca trabaja para educar a la población para el desarrollo de la apicultura como una actividad económica sostenible, tratando de reducir el número de incendios en la reserva de la Biosfera Maya donde se ubican sus apiarios. Gracias a este proyecto Andrea ha contribuido a preservar más de 500 hectáreas de bosque en la zona norte de Guatemala.

Protección del ambiente como deber y obligación

“Como graduada zamorana, para mí la protección del ambiente es un deber y una obligación. A pesar de no haber crecido en el Petén, mis papás siempre nos inculcaron mucho amor por el departamento y por todo lo que representa. Estoy consciente del gran valor que la Reserva de la Biosfera Maya tiene y a la vez del gran peligro que corre, la degradación de esta es inaceptable y su protección debería ser una prioridad para los guatemaltecos. Históricamente Petén ha sido uno de los departamentos más olvidados de Guatemala, por eso es muy importante que el emprendimiento represente a Petén, por que buscamos dinamizar su economía local”, insistió la Ing. Fión.

Por su interés de apoyar a los apicultores locales y preservar el medio ambiente, Andrea fue nominada para el Galardón Guatemaltecos Ilustres 2021. Para esta zamorana ser nominada significó poder alzar la voz desde una plataforma en donde más personas escuchen y puedan buscar más y mejores soluciones a los problemas que afronta el país.

“Es una oportunidad de motivar a más guatemaltecos a luchar por sus sueños y sobresalir en sus diferentes campos. Dar a conocer más oportunidades de crecimiento, fortalecer el espíritu guatemalteco del trabajo duro y brindar esperanza de desarrollo y futuro para todos, poder llevar así, un mensaje positivo y de superación, en especial después de todo lo vivido en los últimos años”, refirió.

Andrea espera llevar a La Bendecida a un siguiente nivel. Para el futuro espera poder diversificar los productos y trabajar con más cooperativas y grupos en el Petén y en otros departamentos de Guatemala, bajo el mismo modelo de ganar-ganar. Actualmente maneja miel pura, mantequilla de maní con miel, miel picante con habanero, miel picante con cobanero, curtido de habanero y polen de abeja. En el próximo año buscará diversificar en al menos dos productos nuevos, ambos de origen agrícola y transformarlos para continuar trabajando productos con valor agregado comercializados a través de la marca.

Para esta zamorana es una responsabilidad buscar soluciones a las dificultades sociales que atraviesa Guatemala.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *