Skip to main content

Mediante el programa de intercambio Grund for Empowerment (GFE), las estudiantes de la Maestría en Agricultura Tropical Sostenible (MATS), Emma Navarro, Brenda Mamani y Francely Flores, participaron como mentoras en temas de café con productoras de El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua. El intercambio les dio la oportunidad de aprender sobre la importancia de la producción del café y cómo éste puede contribuir a mejorar la economía de los productores. A su vez les ayudó a reconocer la importancia del involucramiento de la mujer en los procesos de producción, procesamiento y comercialización del aromático.

El programa GFE involucró a 35 estudiantes universitarios de Estados Unidos y América Central. Inicialmente reunió a los participantes de manera virtual para enseñar sobre la industria de cafés especiales, centrándose en cómo la información mejorada, la perspicacia comercial y las conexiones de mercado pueden empoderar a los productores de café. Las estudiantes debían discutir temas relacionados con el café de especialidad a partir de diferentes lecturas o videos proporcionados por el equipo de la Universidad de Emory. En ese contexto, se colaboró con unas 30 mujeres productoras de café de los países mencionados.

De acuerdo con la estudiante Brenda Mamani, el programa significó trabajar con las caficultoras de forma más cercana y personalizada; asignando estudiantes a los productores y mentores de café de GFE mientras se preparaba un taller virtual de cinco semanas. “En conclusión, los estudiantes tenían la función de ayudar a las productoras a completar los entregables del taller, incluidas historias de fincas, hojas de trabajo de seguimiento financiero y solicitudes de subvenciones iniciales”, comentó.

Por su parte, el maestrante Emma Navarro, dijo que la actividad les permitió comprender a los actores de la cadena, es decir, productor, compradores, tostadores, baristas y consumidores. “Se identificó que el café es considerado como una bebida que ayuda a conectarse con personas de todo el mundo ya que es un cultivo que se consume a nivel global. Por eso es importante que las personas conozcan la historia del café que están consumiendo todos los días”.

“Detrás de una buena taza de café especial existen diferentes procesos como ser cosecha y selección de la cereza, lavado, secado y tostado, además, se adquirió conocimiento en el proceso de compra y venta de café. Se aprendió que es necesario que las productoras lleven un registro detallado financiero, ya que es una manera de conocer los costos e ingresos que genera la producción del café”, agregó.

Al compartir con las mujeres participantes del intercambio realmente se comprobó que las involucradas en la producción del café han tenido que enfrentar diferentes desafíos como aprender más sobre el cultivo, encontrar un mejor precio de venta, así como la limitante de inversión que tienen. Sin embargo, se identificó que muchas mujeres han logrado superar varias de estas limitantes y que ahora están buscando maneras de crear contactos con compradores directos y así encontrar precios más justos y a la vez buscan darle un mayor valor agregado a su café por lo que algunas que antes solo se dedicaban a la venta del grano en cereza ahora hacen procesos de lavado, secado y tostado. También, algunas mujeres están buscando realizar una transición de café convencional a café orgánico y de esta manera tener café con un valor diferenciado.

This site is registered on wpml.org as a development site.