Skip to main content

Texcumar cuenta con 350 colaboradores, produce 300 millones de nauplios por día y 720 millones de larvas al mes.

El Ing. Rafael Verduga, clase 88, dio sus primeros pasos como acuicultor hace más de dos décadas tras la invitación de un amigo para invertir en el negocio. Aun sin ser experto en el rubro no dudo en aceptar la propuesta.  Esa decisión lo convirtió en un prominente empresario, cuya empresa Texcumar, dedicada a la producción de nauplios y larvas, ha contribuido a posicionar al Ecuador como el principal productor y exportador de camarón del mundo.

Tras incursionar en el sector acuícola y adquirir experiencia, se le presentó la oportunidad de comprar Texcumar en el año 2003. Bajo su mando la empresa se convirtió en la principal maduración y larvicultura de su país. En la actualidad cuenta con tres unidades de producción, ubicada la primera en la comuna de San Pablo, la segunda en la comuna Monteverde y la tercera en el sector Punta Blanca del cantón Santa Elena. Es así como la empresa cuenta con la mayor capacidad instalada del Ecuador, produciendo 300 millones de nauplios por día en las tres instalaciones de maduración y 720 millones de larvas al mes en el laboratorio de larvicultura.

Gracias a la visión de este zamorano, de cada dos camarones que exporta el Ecuador, uno nació en Texcumar. Sin embargo, posicionar a su empresa no ha sido tarea fácil, ha tenido que enfrentar retos permanentes, enfermedades, exigencias de los clientes, competencia de otros laboratorios, pero como todo en la vida, “con trabajo, esfuerzo y dedicación todo puede ser superado”, sostuvo. Esa confianza en solucionar y enfrentar las dificultades el Ing. Verduga la consolido en ZAMORANO. “Mi base de formación me ha permitido comprender lo que hay que hacer para producir bien, y entender las cosas que hay que mejorar para ser líderes. La disciplina que me dio ZAMORANO me ayuda a manejar una empresa con muchos colaboradores, mantenerla ordenada y en mejora permanente”, reconoció.

La genética es la clave

Tras darle renombre a su empresa en el sector camaronero ecuatoriano, el Ing. Verduga, robusteció el Programa de Mejoramiento Genético de Texcumar, que permite producir con los más estrictos procesos de selección masal en un ciclo cerrado. El programa se basa en parámetros de reproducción, crecimiento, supervivencia y resistencia a enfermedades que incluye análisis individual del virus de la necrosis hipodérmica y hematopoyética infecciosa (IHHNV). Además de la selección masal y análisis de distintas enfermedades, usa microsatélites para medir las distancias genéticas y niveles de consanguinidad de los lotes de reproductores que ingresan a la empresa.

Bajo su liderazgo Texcumar siempre ha buscado la excelencia. También ha tenido acercamientos con algunos grupos camaroneros para generar alianzas estratégicas para potencializar el Programa de Mejoramiento Genético de Camarón más grande del Ecuador. Al incluir a los camaroneros en el trabajo que la empresa ha desarrollado por años, se han retroalimentado de sus experiencias y necesidades, a fin de establecer estrategias para buscar producciones más eficientes del crustáceo.

“La acuacultura en Ecuador hace 20 años se realizaba de manera bastante empírica, la mancha blanca nos obligó a mejorar y la industria requería ser cada día más eficiente. Decidimos apostar por un programa genético en el que no solo participemos nosotros como productores de nauplios y larva, sino también a los camaroneros que son los beneficiarios de tener una larva de mayor crecimiento, así desarrollamos un programa que mantiene la retroalimentación del productor camaronero y de los productores de larvas y nauplios”, apuntó.

De acuerdo con el Ing. Verduga en 2021 Ecuador se mantuvo como el primer productor y exportador de camarón en el mundo, con cerca de dos millones de libras y más de 5.000 millones de dólares en exportación y en lo que va del 2022 estas cifras son superiores al mismo periodo del año anterior.  “El crecimiento en exportaciones y producción tiene más de una década de manera sostenida, gracias al mejor manejo de los camaroneros, mejor calidad de alimentos y por supuesto la genética y producción de nauplios y larvas”, expresó.

Para este zamorano, la genética es parte importante para producir el mejor camarón del mundo. “Antes que Ecuador empezara con programas ordenados y dirigidos por expertos en el tema, el camarón crecía 0,7 gramos por semana, hoy crece más de 2 gramos por semana y además es un animal que en todo el mundo se lo conoce como robusto y resistente a enfermedades” refirió. Dichos logros que han sido impulsado en gran parte por Texcumar.

Bajo su visión hoy la empresa que cuenta con 350 colaboradores ha empezado el primer programa de selección genómica para camarón a nivel mundial, su objetivo es mantenerse como líderes en la industria, con permanente innovación en tecnología e infraestructura.

Acuicultor y deportista

Además de dedicarse a la producción e investigación genética de nauplios y larvas de camarón, este zamorano, es un apasionado de los deportes. “El deporte es disciplina, es salud, es energía, cosas muy necesarias en la vida personal y profesional, me dedico al triatlón y entreno a diario, he completado ocho Ironman hasta antes de la pandemia”, comentó.

 En el ámbito futbolero ha sido parte del equipo Barcelona de Guayaquil por más de 25 años, participando de la vida institucional como socio. “Siempre he considerado que puedo aportar con mi experiencia empresarial, a favor del club, ayudarlo a salir de la crisis financiera en la que lo han llevado por malas administraciones. Hoy lo hago como vicepresidente del mayor club del Ecuador”, indicó.

Sin duda alguna el Ing. Verduga es un orgullo zamorano, que ha puesto en alto a su alma máter al impulsar el crecimiento económico de su país desde el sector acuícola y generar cientos de empleos.

This site is registered on wpml.org as a development site.