Skip to main content

Por: Dr. Oliver Komar con colaboración de la facultad de la Carrera de Ingeniería de Ambiente y Desarrollo (IAD).

La juventud de hoy conformará la siguiente generación de técnicos, políticos, científicos y académicos que estarán forzados a liderar ante una variedad de crisis ambientales, económicas y sociopolíticas a nivel mundial. Estas crisis incluyen la rápida expansión de la población humana, el cambio climático, la falta de suelos y agua disponible para la agricultura, la inflación y desestabilización de la economía, pandemias y la sexta extinción masiva de la biodiversidad. Todas estas crisis tienen raíces en cómo la humanidad maneja el medio ambiente.

ZAMORANO ha venido modernizando su oferta académica y su manejo de la producción agrícola durante la última década, con una firme visión hacia el desarrollo ambientalmente sostenible. Para este ensayo, preguntamos al personal académico del Departamento de Ambiente y Desarrollo, y a algunos graduados, ¿cuáles aspectos del programa ambiental de ZAMORANO sobresalen como relevantes a los problemas que enfrentará la juventud de hoy, al salir de la universidad?

Uno de los aspectos sobresalientes señalados, es que el abordaje de temas de relevancia global, como el cambio climático, ya son transversalizados en los programas de ZAMORANO. “Esto da una perspectiva a los estudiantes sobre los retos que se enfrentarán a futuro” dijo la Ing. Erika Tenorio, directora del Departamento de Ambiente y Desarrollo.

Crisis del cambio climático

Un aspecto sobresaliente del programa ambiental son los esfuerzos múltiples para reducir la huella de carbono, ya que las emisiones de CO2 contribuyen al calentamiento global. Igualmente, la fijación de carbono en plantaciones forestales y ecosistemas naturales mitiga el cambio climático. La Unidad de Conservación Forestal de ZAMORANO y el Aprender Haciendo, vinculados, contribuyen a la protección contra incendios, plagas y tala ilegal de unas dos mil hectáreas de bosque natural. Asimismo, en los últimos años, la universidad ha plantado más de 12 mil árboles que, aunque su fin es producir maderas de alto valor comercial, se convierten en sumideros de carbono durante su periodo de crecimiento.

Entre varias actividades de ZAMORANO que reduce la huella de carbono, el Dr. Juan Carlos Flores, Profesor Asociado en Manejo Forestal y Sistemas de Producción Agroforestales, señala los usos creativos de madera como material de construcción como tema que cada vez gana más importancia para el desarrollo de economías bajas en emisiones de CO2. “Los países latinoamericanos nos estamos moviendo cada vez más hacia una economía baja en emisiones, y el aporte del sector forestal es fundamental en este cambio. Es importante que los nuevos profesionales comprendan el valor de los bosques no solo como lugares para la conservación de la biodiversidad, sino también como motores de desarrollo y dinamizadoras de la captura de CO2,”. En la carrera de Ambiente y Desarrollo (IAD), los estudiantes aprenden sobre el uso y consumo de productos forestales, especialmente de madera, que se originan de fuentes legales.

Crisis de alimentos

Por otra parte, la creciente demanda mundial de alimentos incrementa la presión sobre los recursos naturales, sin embargo, los sistemas agroalimentarios sostenibles se basan en la protección de los recursos que sustentan la producción, como ser el suelo y el agua. A la vez, la creación de oportunidades de desarrollo a partir de estos sistemas debe garantizar el equilibrio entre el crecimiento económico y la reducción de impactos ambientales en el entorno.  “Buscamos permear la idea de que la producción de alimentos debe considerar elementos ambientales y sociales a lo largo de toda la cadena y a través de un abordaje de ciclo de vida,” expresó la Ing. Tenorio.

Mientras que, desde la Finca Agroecológica Santa Inés, manejada por el departamento de Ambiente y Desarrollo, se cuenta con un centro de formación en sistemas de producción agroecológica. Dentro de las actividades permanentes se destaca el monitoreo de biodiversidad en que participan los alumnos de segundo año (Aprender Haciendo). Se han monitoreado 190 especies de aves y 150 especies de mariposas, de los cuales varias son indicadores de la salud del ecosistema. Sumado a lo anterior, la incorporación de nuevas tecnologías de producción en el programa académico es uno de los elementos sobresalientes en ZAMORANO, según Dr. Eric van den Berghe, quien observó que “ZAMORANO busca equilibrar lo mejor de la nueva tecnología sostenible con la conservación y el uso productivo de la tierra.”

Por otro lado, la universidad enseña sobre los problemas de sobreexplotación de los recursos marinos, como la pesquería, y los alumnos de IAD aprenden sobre estos problemas y posibles soluciones durante la clase de Manejo Marino Costero y giras educativas a la zona costera. “Un aspecto sobresaliente para nuestros alumnos, es la posibilidad de hacer tesis sobre arrecifes y otros recursos marinos, en colaboración con instituciones socias y aprovechando la pasantía de cuarto año”, sostuvo el M.Sc. José Fernando Tercero, coordinador académico de IAD y Profesor de Estadística y Manejo Marino Costero.

Crisis de agua

En el tema agua, dentro del programa académico del Departamento se fomenta la enseñanza de la gestión integrada de los recursos hídricos en el marco de la creciente crisis de acceso a agua. El curso de Gestión de Recursos Hídricos, enseñado por el Mtr. Josué León (Coordinador de la Unidad Forestal), aborda la planificación sobre oferta y demanda de agua, tomando como base la cuenca hidrográfica como unidad de gestión. Incluye estrategias y herramientas de análisis orientadas hacia el uso eficiente del agua para riego. Una de estas estrategias es la cosecha de agua lluvia o de escorrentía para riego agrícola como medida de adaptación al cambio climático.

Crisis de biodiversidad

En el tema de biodiversidad, dos aspectos del programa de ZAMORANO sobresalen para el Dr. Oliver Komar, profesor de cursos de Ecología, Biodiversidad y Manejo de Áreas Protegidas. Primero, que la universidad protege ecosistemas naturales en aproximadamente 70% de sus tierras, que generan importantes servicios ecosistémicos que los alumnos pueden estudiar y aprender a valorar. De esta forma, ZAMORANO está haciendo su parte de contrarrestar la crisis de biodiversidad. Segundo, todos los alumnos aprenden a identificar especies de flora y fauna con herramientas modernas de ciencia ciudadana. Es importante que los alumnos aprenden reconocer especies. “No se puede conservar un recurso que no conoces” señala el Dr. Komar en sus cursos.  En particular, todos los alumnos en su primer año abren cuentas en iNaturalist, la app de California Academy of Sciences y National Geographic Society. “Con iNaturalist, nos conectamos con expertos en biodiversidad de todo el mundo, y se ha identificado más de cuatro mil especies silvestres viviendo en el campus y en espacios como el Ecosendero, la Finca Agroecológica Santa Inés y la reserva biológica Uyuca”, agregó el Dr. Komar.

Es de notar que el Dr. Eric Van den Berghe, profesor de cursos de Ecología, Biodiversidad y Manejo Marino Costero, es el contribuidor principal a iNaturalist para todo Centroamérica, habiendo contribuido 26 mil observaciones de casi 5 mil especies. La región tiene más de 1.2 millones de observaciones en iNaturalist, de 31 mil especies silvestres, proveído por casi 34 mil personas.

Crisis de la Alza de Población

Otro tema por resaltar es que en los cursos de desarrollo de la carrera de IAD, los estudiantes trabajan en propuestas de proyectos socioambientales para solucionar problemas de manejo de recursos naturales, ingeniería ambiental y desarrollo socioeconómico. El Dr. Bernardo Trejos, Profesor de Gestión de Proyectos y experto de desarrollo rural, sostiene que “en cuarto año, los estudiantes son capaces de diseñar indicadores para medir los resultados e impactos de sus proyectos propuestos”. Muchos de los graduados de IAD trabajarán en consultorías y en programas bilaterales o multilaterales de desarrollo, donde estas capacidades son claves para prepararlos para ayudar resolver la crisis social en muchos países de Latinoamérica.

Crisis energética

En el tema energético la Dra. Victoria Cortés, profesora de energías renovables, considera que el enfoque en reducir nuestra huella ambiental y particularmente la de carbono es uno de los aspectos más sobresalientes del programa ambiental en ZAMORANO. La reducción de la huella de carbono se vincula a la transición energética hacia fuentes limpias y renovables, la reducción de residuos sólidos, líquidos y gaseosos generados; impulsa el uso eficiente de recursos (como fertilizantes) y promueve prácticas de captura de carbono como la reforestación, agroecología, labranza reducida entre otras. “Todos estos son aspectos necesarios para impulsar la sostenibilidad dentro de las operaciones de ZAMORANO y a la vez contribuye a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y el uso responsable de nuestros recursos naturales,” manifestó la Dra. Cortés.

Preguntamos a algunos graduados sobre ¿cuál aspecto del programa ambiental de ZAMORANO los ha preparado mejor? Ana Benítez, IAD, Clase 2017, respondió que fue la “formación holística y capacidad de hacer investigación.” Para Mariam Valladares, IAD, Clase 2013, fue “el desarrollo de mi pensamiento crítico” al considerar que “el elemento académico crucial para entender los problemas medioambientales actuales son las tecnologías de análisis espacial (sistemas de información geográfica y sensores remotos). En mi experiencia, estas herramientas han sido claves para visualizar fenómenos asociados con el cambio climático, los cambios en las frecuencias de incendios e incluso patrones socioeconómicos, y me han brindado el entendimiento requerido para mejorar la toma de decisiones”, refirió.

En conclusión, ZAMORANO enseña a los alumnos de todas las carreras aspectos claves de desarrollo y producción sostenible que les permitan competir en un mundo lleno de crisis y conflictos. “La Carrera de Ambiente y Desarrollo remarca la importancia de la valoración ambiental en un planeta que está sufriendo el embate de cambio climático y otros retos ambientales. Sin embargo, el principal reto es cómo comportarnos (adaptarnos) para reducir las consecuencias de la crisis en los años venideros, y esto es algo que nuestros alumnos aprenden en múltiples espacios de aprendizaje”, dijo el M.Sc. Marco Granadino, Profesor Asociado en Economía Ambiental y Desarrollo Económico Local.

Close Menu
This site is registered on wpml.org as a development site.