Componente académico de
Aprender - Haciendo

Nuestros estudiantes y graduados se caracterizan por su disposición al trabajo, su competitividad y sus habilidades debido a la formación práctica recibida durante sus años de estudio, conocida como Aprender Haciendo.

El Aprender Haciendo nos hace una institución educativa única y comprende el 50% del tiempo académico. Trabajamos en desarrollar el liderazgo, las destrezas y las habilidades de nuestros estudiantes con actividades que refuerzan sus conocimientos.


Wilson Popenoe, fundador de EAP ZAMORANO, adoptó desde el principio el lema de “Aprender Haciendo”, reflejado en la expresión latina “Labor Omnia Vincit” (El trabajo lo vence todo). Desde sus comienzos, los estudiantes “se ensucian las manos” en los campos durante la mitad del día. Luego, durante la otra mitad, asisten a clases; equilibrando una educación entre un componente teórico y uno práctico. Popenoe insistió en la importancia del componente práctico de la educación, que llamó “aprender haciendo”. Comparó el conocimiento obtenido de un estudiante que memoriza un libro de texto para un examen en comparación con un estudiante que ha aprendido a producir un buen queso y mantequilla. Popenoe declaró que el estudiante que memorizaba el texto olvidaría lo que había aprendido en unos pocos días; mientras que el estudiante que aprendió cómo producir queso y mantequilla recordaría esa habilidad para toda la vida (Rosengarten, 1991).

Desde aquellos tiempos, el modelo educativo de Popenoe se basó en lo que conocemos como constructivismo. El constructivismo, como teoría del aprendizaje, ha sido la base de diferentes marcos teóricos sobre cómo aprenden las personas. Los marcos teóricos que se derivan del constructivismo comparten la suposición básica de que los estudiantes construyen el conocimiento a través de la experiencia (Bodner, Klobuchar y Geelan, 2001; Hinde & Perry, 2007; Tuddenham, 1966). Estos marcos teóricos pueden diferir en la relevancia dada al individuo (Piaget) o las influencias sociales que impactan el proceso de aprendizaje (Vygotsky) o el impacto que el proceso de aprendizaje puede generar para la sociedad (Dewey); sin embargo, todos convergen en la premisa de que los estudiantes construyen activamente su propio conocimiento, ya sea individual o socialmente (Joldersma, 2011) y el conocimiento no solo se transmite de una persona a otra.


De la mano con esto el Aprender Haciendo de Zamorano es una filosofía de aprendizaje basada en la práctica que caracteriza a la institución y se considera un programa académico paralelo al componente teórico aplicado. Su principal objetivo es proporcionar a los estudiantes la oportunidad de construir conocimiento a través de su participación en el aprendizaje cursando módulos que forman parte de diferentes cadenas de valor relevantes para su formación académica. Michael Porter (2008) define una cadena de valor como el concepto que “divide las actividades de una empresa en las actividades tecnológicas y económicamente distintas que realiza para hacer negocios” (p.75). Una cadena de valor, según Porter (2008) es “un sistema de actividades interdependientes, que están conectadas por enlaces” y esos vínculos existen cada vez que el rendimiento de una actividad afecta directamente el costo o la eficacia de la siguiente actividad en la cadena.

A lo largo de los primeros tres años de estudio, los estudiantes rotan a través de módulos de trabajo que forman parte de diferentes cadenas de valor (por ejemplo, cadena de granos y semillas, cadena hortofrutícola, cadena de la leche, cadena forestal, entre otros). Durante su cuarto año, los estudiantes son parte de un componente de Aprendizaje especializado según la carrera que eligieron como su especialización. El componente de Aprender Haciendo tiene grandes espacios de producción primaria, plantas de procesamiento agroindustrial, centros de comercialización y laboratorios modernos; todos los cuales son administrados por profesores y supervisados por instructores.

A través del componente de Aprender Haciendo, los estudiantes reciben una experiencia de aprendizaje basada en la evaluación de las siguientes competencias: 1) higiene y seguridad, 2) adaptabilidad tecnológica, 3) resolución de problemas, 4) capacidad técnica, 5) comunicación técnica, 6) Actitud efectiva hacia el trabajo, y 7) Gestión de recursos. Estas competencias se evalúan y reportan a través de los diferentes módulos de aprendizaje desde el primero hasta el cuarto año. Mientras están matriculados, los estudiantes trabajan de tres (3) a cuatro (4) horas todos los días en el componente de Aprender Haciendo. Los módulos de aprendizaje activo tienen una duración que va de una (1) a seis (6) semanas; y la cantidad de módulos que forman parte de la misma cadena de valor varía. Por ejemplo, la cadena apícola se completa en un (1) módulo de aprendizaje práctico, mientras que la cadena hortofrutícola se completa durante seis (6) módulos de aprendizaje práctico. Los estudiantes se organizan en grupos y cada grupo rota durante el año a través de todos los módulos para ese año, independientemente de los cursos que puedan estar tomando en el componente teórico-aplicado. Todos los estudiantes obtienen las competencias deseadas al final del año académico; sin embargo, los procesos de evaluación y el seguimiento del resultado del aprendizaje del estudiante se registran al final de cada período académico.

Aprender en niveles superiores depende de la adquisición de conocimientos y habilidades desde ciertos niveles inferiores. Teniendo esto en cuenta, el componente de Aprender Haciendo aumenta el nivel de requisitos y complejidad cada año. Por ejemplo, a los estudiantes de primer año se les enseña cómo trabajar los cultivos, incluidos los granos y la cadena de semillas; durante el segundo año se les enseña la cadena hortofrutícola que tiene un mayor nivel de complejidad y en el tercer año, se incluyen las cadenas de valor que involucran animales (es decir, vacas, cerdos, peces y aves). Durante el cuarto año, los estudiantes se especializan en sus áreas de interés de acuerdo con la carrera que eligieron y en base a eso, están registrados en los módulos correspondientes de aprendizaje especializado.

Los módulos de Aprender Haciendo durante los primeros tres años se pueden clasificar de la siguiente manera:


Los cuatro programas de pregrado agrupan los módulos de cuarto año de acuerdo con las competencias que se deben alcanzar y las áreas de interés del estudiante. Los estudiantes no necesariamente se registrarán en todos los módulos de cuarto año; sin embargo, necesitan registrarse en ciertos módulos de acuerdo con los requisitos del programa.

modulos-03
modulos-04
modulos-05
modulos-06