Efectos del Ciclo Económico y el Estado Actual de los Mercados Financieros - Artículos Zamorano
Es el medio, no el fin.
2 mayo, 2018
Latinoamérica, la nueva cuna del emprendedurismo
27 julio, 2021

Efectos del Ciclo Económico y el Estado Actual de los Mercados Financieros

Estudiante: Ian Zelaya Matute
Estudiante de cuarto año de Administración Agronegocios

Comprender la dinámica del ciclo económico conlleva grandes beneficios y ventajas a inversionistas y emprendedores alrededor de todo el mundo. El ciclo económico también forma parte de la toma de decisiones en políticas monetarias y fiscales internacionalmente, lo que significa que el entender este fenómeno ayudara a predecir cambios en estas políticas. Aunque la importancia del ciclo económico es evidente a un amplio espectro de participantes en la economía, inversionistas muchas veces olvidan considerar los cambios macroeconómicos en sus análisis financieros. Este error es debido a varias razones. Primeramente, existe la tendencia de generar altos retornos en el menor tiempo posible, llevando a muchos inversionistas enfocar sus análisis al corto plazo. Como se puede observar en ilustración 1, existe un gran decline en el tiempo promedio en el cual inversionistas mantienen las acciones desde 1960. Pasando de un promedio de 7 años a un promedio de 8 meses.

Ilustración 1. Periodo promedio anual de retención en acciones estadounidenses 1926-2011. Nota: Obermeyer Wood Investment Consultant.

Otra razón es el porcentaje de jóvenes dentro del mundo financiero. Como suele suceder en cada ciclo económico, nuevos integrantes entran a los mercados financieros con la convicción de que la economía actual será diferente al pasado, eliminando la consideración de que exista una recesión. Impulsado por las emociones de optimismo y codicia, este razonamiento, irónicamente, es una causa de porque existen los ciclos económicos. Por último, muchos inversionistas carecen del conocimiento de que el ciclo económico históricamente ha funcionado dentro de rangos pronosticables. Por este motivo, he decidido hacer una breve explicación sobre lo que consiste el ciclo económico, sus efectos a los mercados financieros y un análisis a la economía actual.

El Ciclo Económico

Economistas e individuos apasionados por la macroeconomía han profundizado el estudio de los ciclos económicos a lo largo de muchos años. Aunque ya existían economistas estudiando este fenómeno, el ciclo económico fue popularizado en el año 1862, por el economista Clement Juglar en su libro: “Una Breve Historia de Pánicos y sus Ocurrencias Periódicas en los Estados Unidos”. Hay varios ciclos existentes dentro de una economía, variando en duración y causas de existencia. Por ejemplo, el ciclo largo de crédito tiene una duración entre 50-75 años, causado por fluctuaciones en intereses. El fin de este ciclo sucede cuando los intereses llegan a cero, por ejemplo, la gran depresión y la gran recesión en 1932 y 2008 respectivamente. En el caso del ciclo kitchin, su duración es de 2-3 años causado por un retraso de información entre la oferta y demanda en commodities. El ciclo económico más reconocido es el ciclo juglar. Cuando se habla del ciclo económico normalmente se refieren a este ciclo. La duración de este ciclo varía entre 8-10 años, causado por excesivos comportamientos en el mercado de crédito. Debido a su duración y magnitud de impacto, inversionistas y empresarios experimentan sus efectos varias veces en sus vidas, convirtiéndolo en un fenómeno familiar. El ciclo Juglar se divide en 4 etapas: Recuperación, expansión, ralentización y recesión. A continuación, se explica el comportamiento de cada etapa.

Ilustración 2. Representación grafica del ciclo económico y sus etapas Nota: Asisa Nieto

La etapa de recuperación, como su palabra lo dice, es el momento donde una economía logra estabilizar y solucionar los problemas ocurridos en la recesión. Intereses han sido reducidos y estimulaciones tanto monetarias como fiscales han generado un bienestar y esperanza en la población. El comienzo de esta etapa ocurre cuando unos cuantos empresarios e inversionistas miran la economía actual como oportuna. Demanda empieza a incrementar, lo cual incentiva a empresas existentes demandar más materia prima y emprendedores crean nuevas empresas. Mientras esto sucede, el nivel relativamente bajo de intereses atrae individuos a solicitar préstamos. Estos préstamos aumentan el flujo de efectivo en la economía general por medio de inversiones y consumo. De la misma manera que los primeros empresarios e inversionistas optimistas, algunos bancos perciben la economía suficientemente segura para aumentar sus prestaciones. Esto contribuye a un mayor flujo de efectivo en la economía, aumentando el precio de diferentes activos, como, por ejemplo, bienes raíces. Este es un punto crítico, ya que los bienes raíces es tipo de activo más utilizado como colateral en un préstamo. El incremento de precios en bienes raíces genera seguridad y una gran motivación en los banqueros y prestamistas a subir la oferta de crédito. Esto crea una dinámica de retroalimentación positiva entre los bancos, la población y el precio de activos (George Soros, 1997). Al existir más crédito en la economía, aumenta la demanda sobre activos, incrementando la actividad e ingreso empresarial, lo cual disminuye la tasa de desempleo. Con mayor empleo, el ingreso per cápita incrementa, aumentando el poder adquisitivo nacional e incrementando aún más la demanda en activos. Esto produce más seguridad en los bancos, reduciendo las exigencias para solicitar un préstamo, aumentando el crédito, fortaleciendo la retroalimentación positiva.

Desempeño de activos en la etapa de recuperación: Ya que los intereses están disminuyendo, el precio de bonos gubernamentales y corporativos aumentan. Los precios de las acciones incrementan levemente, pero compañías que aumentan sus actividades ofertan altos dividendos. Debido a que el incremento de actividad económica aún no ha sido trasladado en su totalidad a la inflación, los bienes raíces y productos básicos tienen un desempeño menor.

El optimismo se esparce en toda la población, causando la conclusión general que la economía actual es segura, lleno de crecimiento y oportunidades. Empresas intensifican sus proyectos y estrategias, buscando una mayor participación del mercado. Los niveles de inventarios aumentan por la decisión simultanea de suplir la demanda creciente. Esto acelera la demanda en productos básicos, lo cual se traslada en mayor inflación. Individuos y empresas aumentan su demanda por préstamos, ya que la circunstancia actual de la economía asegura la forma de retornar la deuda. La población de la economía aumenta su participación en inversiones de capital o ahorro, producido por el mayor poder adquisitivo. Esta cantidad de capital entrando al mundo empresarial y financiero causa una apreciación en precios de activos como las acciones. Las personas invirtiendo en estos activos reciben una gran apreciación en capital, lo cual los motiva a invertir más. Este optimismo y capital libre crea una mayor tolerancia al riesgo, lo cual promueve a las especulaciones. Expectativas del futuro crecimiento en compañías y sectores son descontadas al presente, inflando precios por encima de su valor real presente. Todos estos factores se añaden a la retroalimentación positiva creada en la recuperación, acelerando su proceso.

Desempeño de activos en la etapa de expansión: Con la inflación comenzado a acelerarse y la inversión en sus niveles más altos, esta etapa beneficia mayormente activos como acciones y en menor magnitud a los productos básicos. La demanda por bienes raíces aumenta significativamente, subiendo los precios. Bonos gubernamentales y corporativos se mantienen constante.

Llega un punto donde los efectos del comportamiento excesivo empiezan a desarrollarse. Este es la etapa de ralentización. En una economía, altos niveles de deuda no son un grave problema mientras existan nuevos préstamos que inyectan más capital a la economía, contrarrestando el efecto de deudores pagando sus deudas. En esta etapa el nivel de deuda existente y el nivel de deuda nueva están relativamente equilibradas, pero la deuda nueva empieza a disminuir. Al mismo tiempo la inflación llega a su punto más alto, lo que obliga a los políticos monetarios a contraer la oferta monetaria, normalmente por medio de incrementar intereses. Esta acción por parte de los políticos monetarios genera cierto temor en algunos empresarios e inversionistas ya que la expectativa en el futuro es menos optimista. Una parte de la población considera que la etapa de crecimiento ha terminado y que una recesión es posible en el futuro cercano. Mientras la otra parte sigue esperanzada y con la expectativa que el crecimiento seguirá. Estos conflictos entre los dos grupos con opuestos análisis ocasionan alta volatilidad en el precio de diferentes activos. La tendencia en los precios no es clara en esta etapa en consecuencia de las dos fuerzas influenciando el precio. El incremento de intereses afecta el crecimiento de compañías, reflejándose en los ingresos trimestrales de compañías.

Desempeño de activos en la etapa de ralentización: La inflación está en su punto más alto, lo que beneficia a productos básicos y bienes raíces al apreciar sus precios. Las acciones son afectadas por el desaceleramiento en la economía, con las industrias de mayor riesgo siendo las mas afectadas. Intereses incrementan, lo que quiere decir que los precios de bonos caen.

El alto nivel de deuda privada y el incremento de intereses producen efectos negativos en la economía. Empresas son obligados a reducir sus gastos e inversiones para pagar sus deudas, disminuyendo la demanda de materia prima y aumentando la tasa de desempleo. Al mismo tiempo, individuos retiran sus inversiones para pagar sus deudas o por la expectativa que la economía está en caída. Esto ocasiona una nueva retroalimentación negativa. Empresas son afectadas por menor acceso a capital tanto por crédito como por inversionistas, con grandes deudas, lo cual motiva a mas inversionistas retirar su dinero. Con menor demanda en la economía, los deudores son incapaces de pagar sus deudas, creando que compañías e individuos declaren bancarrota. Como consecuencia, los precios de activos caen drásticamente, incluyendo los bienes raíces. Esto genera una alerta a los bancos, exigiendo una paga más temprana y creando requisitos más exigentes. La retroalimentación negativa funciona de forma más rápida que la positiva, con la razón que el pánico e incertidumbre hace que las personas tomen decisiones más drásticas (Tony Plummer, 1989). Como resultado, la recesión llega a niveles de alto desempleo, bancarrotas, deuda y pesimismo. El gobierno y políticos monetarios reaccionan con disminuir los intereses y reducir, eliminar o financiar las deudas.

Desempeño de activos en la etapa de recesión: En su mayoría, los activos son afectados negativamente. Los precios de bienes raíces, productos básicos y acciones caen. Mientras el dólar se aprecia por menor oferta monetaria, el precio de bonos se beneficiará una vez que los intereses empiecen a disminuir.

La economía se ha comportado y seguirá comportándose de manera cíclica ya que su razón es su estructura misma. Al tener una economía donde la mayoría de dinero es crédito, la población utilizara el dinero en el presente, creando prosperidad, pero reduciendo su dinero en el futuro, creando contracciones. En combinación, el comportamiento del ser humano es repetitivo y por ende pronosticable, resultando en una interacción entre la economía y el comportamiento humano con características y duraciones similares.

Ilustración 3. Sincronización entre el ciclo Juglar y el índice Dow Jones Industrial en el periodo 1969-2009 Nota: Time Solution (2009

Como se puede observar en la ilustración 3, en todas las ocasiones que el ciclo de Juglar empieza a caer, cae en sincronización con el índice Dow Jones Industrial, el cual representa las acciones. Este patrón se visualiza en la recesión de 1973-1974 causado por excesiva oferta monetaria, la recesión de 1980-1982, la recesión de 1990-1991 y en los casos más recientes como la burbuja digital en el 2000 y la gran recesión en el 2008. Esto nos indica que la siguiente recesión sucederá en el futuro cercano.

Estado actual de la economía

La economía global se benefició los últimos de una larga expansión luego de la crisis financiera del 2008. Desde finales del 2016, el banco federal de estados unidos inicio el proceso de incrementar intereses para contrarrestar la alta inflación, subiendo de 0.41% a 2.20%. Al mismo tiempo, la guerra de tarifas entre países, en especial entre Estados Unidos y China, reduce el crecimiento de los países al disminuir las oportunidades de comercialización entre países. El optimismo ha incrementado precios de activos como las acciones muy por encima de sus valores en libro. Este entorno económico nos propone que estamos en la etapa de ralentización, acercándonos a la recesión. Los altos niveles de deuda en la actualidad contraen riesgo. Debido a que después de la gran recesión los bancos eran más exigentes al brindar crédito, la deuda actual fue impulsada por empresas e inversionistas privadas (Howard Marks). Muchos de estas empresas ofertando crédito no tienen experiencia en el mercado de crédito y muchas empresas deudoras han utilizado el préstamo para actividades que no generan retornos. De manera cuantitativa, la deuda de corporaciones estadounidenses como porcentaje de PIB ha llegado a los niveles de la crisis del 2008 (New York Times) y el total de deuda de bonos riesgosos es de $2.5 trillones, siendo el doble del nivel en el 2007. (S&P Global Market Intelligence). Comportamientos característicos en la etapa de ralentización son evidentes en varias partes de la economía actual. Como suele suceder, los precios de activos dentro de bolsas de valores son los primeros en caer. Dentro de estos activos las primeras industrias afectadas son las de mayor riesgo. Activos pertenecientes a economías emergentes e industrias como tecnología han presenciado grandes pérdidas. Desde el comienzo del año 2018, el índice de economías emergentes ha mantenido una tendencia bajista. De manera similar, NASDAQ, bolsa de valores conocida por sus compañías de tecnología, ha caído un -15% desde el pico en septiembre.

Ilustración 4. Índice de las economías emergentes con una tendencia bajista desde el inicio del año 2018

Los sectores con alto riesgo en el mercado de bonos comienzan a ser afectados, como es el caso actual de los bonos de General Motors y su riesgo a ser reclasificado en el grupo de bonos de baja calidad. Esto crearía un gran efecto negativo en la psicología de inversionistas en el mercado de bonos ya que propondría la alta probabilidad que muchas empresas más están en la misma condición. Históricamente, recesiones inician un año después de las drásticas caídas en las acciones.

Ilustración 5. Índice de la bolsa de valores NASDAQ en una drástica caída

Comments are closed.