ZAMORANO es el resultado del sueño del filántropo estadounidense Samuel Zemurray

Desde su fundación en 1942, ZAMORANO ha basado su modelo educativo en la filosofía del Aprender Haciendo.

Sembrando la semilla

Vista área de ZAMORANO, circa 1946.

 

En 1942 nació en Honduras la Escuela Agrícola Panamericana, Zamorano, específicamente en el Valle del Yeguare ubicado a 30 km de Tegucigalpa en la carretera a Danlí. Este proyecto educativo es el sueño hecho realidad del filántropo y empresario bananero estadounidense Samuel Zemurray, quien anhelaba fundar una institución que formara a jóvenes talentosos para que contribuyeran con el desarrollo de sus países. A este esfuerzo se sumó el botánico y fruticultor Dr. Wilson Popenoe, primer director y creador del sistema educativo de Zamorano.

Las primeras edificaciones en Zamorano iniciaron en 1942, en 1943 abrió sus puertas para recibir a los primeros 140 estudiantes y en 1946 graduó la primera generación de zamoranos. A la fecha, más de 6,700 hombres y mujeres de 29 países se han graduado de Zamorano y se distinguen por su liderazgo y compromiso con el desarrollo de sus países.

Desde su fundación hace 70 años, Zamorano ha cimentado su educación en cinco pilares que la han distinguido como una universidad única en su género, estos pilares son la excelencia académica, la formación de carácter y liderazgo, el espíritu emprendedor, el panamericanismo y el Aprender Haciendo.

Bajo la filosofía del Aprender Haciendo, una de las ventajas competitivas de Zamorano que integra el 50% de la formación académica, los estudiantes ponen en práctica los conocimientos recibidos en los salones de clase y se involucran en actividades de trabajo, en las plantas agroindustriales de procesamiento y en las unidades de producción, así como en los laboratorios de investigación y en los proyectos de la universidad. El Aprender Haciendo fortalece en los estudiantes un principio fundamental de Zamorano: El Trabajo lo Vence Todo (Labor Omnia Vincit).

Zamorano ha sido reconocida por brindar una educación agrícola de excelencia y por su compromiso con la juventud de América Latina y el Caribe. Zamorano desarrolla líderes capaces de contribuir con el progreso de la región a través de actividades basadas en la investigación y la proyección, de esta forma los jóvenes son partícipes en la creación de soluciones prácticas las cuales hoy en día son vitales en un mundo cada vez más exigente.